jueves, 26 de marzo de 2009

Somos

Y no lo digo por toda la gente que últimamente hay en mi cabeza (Estela dice hola). Me refiero a la tendencia indiscutiblemente humana de la categorización. No importa la complejidad que entrañe el ser humano, siempre existirá alguna etiqueta que lo simplifique y ayude a entenderlo por medio de clichés. Luego está la gente que no encaja ni en eso, que es la que recibe por la calle los gritos de: ¡Monstruo! o bien ¿¡De dónde has salido!?

Pero esto ya está muy oído me parece a mí... Yo al menos lo veo como un mecanismo mental lógico y para el que la mente humana está diseñada. Abstrae y generaliza. Hay que poner orden en el caos.

No me refería exactamente a esto...

Si no a otro tipo de categorizaciones que van con el verbo ser. Por ejemplo, hay gente que se define por un rasgo de su carácter (por ejemplo ser políticamente liberal o conservador) o por pertenecer a una asociación (cultural, ecológica, política o de libre albedrío, yo qué sé). Pasa a convertirse en "liberal" o "conservador" o "ecologista", "gótico", "punk" o "psychobilly" y bajo ese prisma engloba casi toda su personalidad, o deja gran parte en un segundo plano. No quejamos por los clichés que nos ponen cuando gran parte de nosotros lucha por aferrarse a un estereotipo y ser el mejor dentro de ello.

Luego hay otro tipo de identificación con el verbo "SER". No sé por qué, para los camareros de varias cafeterías (incluido el Starbucks de Urquinaona) SOY ALBANESA. Para otra gente de mi curro y a mistades de nivel medio SOY GÓTICA o DIRECTAMENTE RARA. Y luego está la gente que no te conoce en absoluto. Hoy me han dicho que soy... Espera, ¿cómo era? UNA PIJA BUSCONA. Me ha hecho gracia... y me he dado cuenta de cómo una impresión te hace generalizar y denominar a una persona bajo una etiqueta sin saber absolutamente nada. Así que somos, somos, somos etiquetas. Y entre ser una cosa y la otra a veces me pierdo y ya no recuerdo quién soy. En fins, otra noche más.

5 comentarios:

Drizzt dijo...

LOL, lo de pija buscona es impactante. Me lo tomaria por el lado positivo respecto a quien te lo dijo:

a) Es chico, y por lo visto quiere algo que en principio no va a tener. Aiss estos niños en cuerpos de hombrecitos...

b) Es chica. ¡Enhorabuena! Te acaban de promocionar al nivel hembra alfa = amenaza. En este caso yo aplicaría la sabia receta 'no quieres caldo, toma dos tazas' (1) y le pasaria por la cara todo el repertorio de irrealidad que tuviera en el armario ;-)

Hmmm, y si. La gente es calificable. Subjetiva y objetivamente aunque a muchos no les guste lo segundo -yo aplico (1) jeje-, y las personas menos 'únicas' de lo que se piensan o les gustaria ser.

Addictive Epicurean dijo...

Sí verdad... Yo también me quedé impresionada. Y en realidad fue porque mi compañera de piso estaba hablando por teléfono con un amigo que andaba buscando "una tía" (dejémoslo así). Así que me lo pasó y le dije que sin una copia de sus ingresos bancarios nada. ¡Que hay que pagar la hipoteca! Parece ser que se lo tomó en serio y yo me partí de risa.

Tienes tooooda la razón... La gente es menos única de lo que se piensa. De hecho, creo que ese factor es proporcionalmente opuesto a los aires que te des. Cuanto menos finjas o intentes ser X, más "tú" eres... Con lo cual. No sé... La vida es compleja y en lo que llevo de mañana me han llamado ya 5 veces al timbre >_<

SATURNAL dijo...

de todas las cosas que podían decirte a la cara o por la espalda a gritos (esa es otra especialidada olímpica, la del "insulto a voces para atrás") mira que llamarte Pija buscona...

La verdad es que no me sale ni un chistecito. Estoy sencillamente flipando

Black Hole dijo...

Curioso O_O

El cerebro pseudo humano necesita saber y encasillar. Pase lo que pase, cualquier estímulo que llegue desde el exterior tiene que ser categorizado y completamente entendible.

Pero cuando el cerebro no lo consigue, entra el terror, la irrealidad y el intento de lograr que todo sea mentira y realmente sea...

hypericon dijo...

¿Te cuento un secreto?

Me aterra el tema del que hablas. No soporto ser a los ojos de nadie que no me conozca, y aquellos que normalmente te conocen son los que nunca te juzgaron. Sobreviví a los 15 cuando cualquiera fuera de la norma era un maldito y raro e inclasificable energúmeno y ahora me van a matar a base de pendencieras miradas y etiquetas cool de la muerte. Y encima es culpa mía por dejarme, pero en serio, como me vuelva a pasar mataré a alguien.

Hola estela...

Template by:
Free Blog Templates