jueves, 31 de diciembre de 2009

Retrospectiva del año



La foto la saqué en un parque de Lyon con el móvil, porque para variar a la cámara de fotos se le había acabado la batería.

Si tengo que decir algo para describir este último año, me gustaría decir que ha sido un año de lucha. O mejor dicho, de guerra. Lo está siendo hasta la última noche, para despedirse por todo lo alto.

Cuando digo que ha sido un año de guerra, no pretendo hacer alusión al hecho de pelear duro y esforzarme cada hora que he pasado despierta. Hay algo más en la guerra que no es tan glamuroso como el esfuerzo. Es su capacidad para cercenar vidas. A veces las vidas desaparecen de golpe, por un diparo de fusil. Otras veces es la prolongación de la guerra lo que te deshumaniza y no vuelves a ser quien eres.

Lo dicho, este año ha sido un año de guerra. En el que aparte de esforzarme por cumplir con todas mis obligaciones, he tenido que preocuparme de no desaparecer en el intento, ni por los bandazos del día a día. Y, aunque a trancas y barrancas, creo que he conseguido seguir siendo quien soy sin apagarme. Mientras, veo como a mi alrededor se van extinguiendo los que una vez fueron mis camaradas. Esa especie de muerte intentaba ser una metáfora, pero es cierto que a mi edad mucha gente empieza a volverse tan grisácea como los cadáveres.

Podría decir muchas otras cosas sobre la guerra. Como por ejemplo que te separa de la gente a quien quieres, porque cada uno tiene su propio combate que librar. No sabes si algún día volverán, e incluso si vuelven no sabes qué habrán hecho de ellos las secuelas psicológicas. No sabes si esperar u olvidar. También puedo decir sobre la guerra que hay gente que cree noble morir en ella, y se siente orgulloso cuando ceniciento cae ante las hordas enemigas de las durezas de la vida. Podría decir muchas cosas.

Pero en realidad sólo quiero decir que la Guerra es la enemiga natural de la Vida.

martes, 29 de diciembre de 2009

MADINABEITIA - EL TEJO DE ABAJO

Hoy sí que lo puedo decir... Shit little parrot de lo que me he enterado!

La mayoría de la gente que me conoce sabe que no estoy conforme con mi nombre y que considero que tengo una cuenta pendiente con mis padres por haberme llamado así. Pues bien, eso no sólo se aplicaba a mi nombre, sino también a mi triste y aburrido apellido.

Hasta ahora siempre lo había identificado como sigue: MADINA / BEITIA. Madina provendría del árabe MEDINA a causa de una peculiar importación lingüística. Extraño, porque fueron muy pocas las palabras que el euskera adoptó de ese idioma. BEITIA no tiene mayor misterio: abajo.

Sin embargo, hoy he descubierto que MADINA puede tener otra etimología que deriva de una forma antigua de la palabra "tejo"... Algo así como AGIN/ADIN. Con el tiempo la palabra ha pasado a escribirse con como "HAGIN" y no sería de extrañar que en algún momento la "h" sorda mutara en una bilabial.

Es decir, que no soy "el amor del pueblo de abajo", sino "el amor del tejo de abajo". Lo cual, aunque no lo parezca, tiene mucho más glamour y se adapta más a mi personalidad.

¿Por dónde empezar? En la última media hora me he dado cuenta de que el tejo es un árbol maravilloso. Yo diría que principalmente por dos razones.

VENENO
El tejo es un árbol increíblemente venenoso que puede causar intoxicaciones y envenenamientos con síntomas de lo más interesantes y que resultan en la muerte. Sin embargo, a la vez se utilizaba como antídoto para las mordeduras de algunas serpientes. Qué bonitas contradicciones. Ahora no estoy muy segura, pero me parece que todo en el árbol es venenoso excepto sus frutos.

VIDA Y MUERTE
Es además un árbol increíblemente lóngevo, por lo que ha estado siempre muy relacionado con la eternidad y también con la idea de vida/muerte. En época cristiana se plantaba frecuentemente junto a iglesias y ermitas. Se decía de sus raíces que se hundían en la tierra hasta llegar a los propios cadáveres. También ha tenido una profunda carga sacra entre los celtas y en la cornisa cantábrica se le conceden usos peculiares, sobre todo en Asturias. Al parecer, son ramas de tejo las que se ofrecían a los difuntos en día de Todos los Santos para que volvieran al inframundo. Y por si fuera poco, en la mitología celta el tejo era el árbol que regía el mes en que se situaba la festividad de Samhain (la fiesta de los muertos). A primeros de noviembre, imagino.

Es decir... Veneno, serpientes, vida y muerte. Okis, me planto. Tiene glamour de sobra. Y yo lo que tengo es hambre... Me voy a lanzar sobre el paquete de cereales.

De vuelta a la tierra de los vivos

Estas Navidades van a pasar a la historia, ya lo creo que sí. No sólo me ha tocado quedarme en Barcelona y pasar la Navidad sola... Sino que me he pasado la Nochebuena, la Navidad y el día de San Esteban enteros con un resfriado de tres pares de narices sin poderme levantar más que para ir al baño.

En serio... a veces pienso que sea doña pupas y que encima me ocurran todas las desgracias a la vez y de la manera más trágico-peliculera posible. O tal vez sea yo, que tengo la manía de verlas y contarlas así. De todos modos, intento ser optimista. Ya he vuelto ligeramente a la tierra de los vivos y tengo la cabeza sobre los hombros. Exceptuando la pequeña paranoia de todas las noches de que dos sicarios del argentino loco vienen a por mí. Después de tantas horas en la cama mirando un techo sin caras, he analizado todos los puntos débiles de la casa, he calculado las rutas de escape y también he ideado el plan más certero para seguir viva. Eso sí, necesito dosis industriales de valeriana para relajarme y dormir por la noche.

Ay, madre... Venga, sólo un poquito de estabilidad. Sólo un poquito. Seguro que cuando entre de nuevo en la rutina todo irá mejor. Pero ahora estoy cansadita.

Eso sí, me estoy viciando a ver Mentes Criminales... Lo cual no ayuda para que me tranquilice frente a asesinos potenciales, claro. Si va a ser por esto y todo... Hum. En fin, que acabo de leer una de las frases que pasarán a la historia y no me he podido resistir a escribirla por aquí: "Sé lo que es tener miedo de tu propia mente."

¿Alguien sabe dónde está el botón de stop en la condenada centrifugadora mental? Además de enferma y sola por Navidades, para colmo con the paranoia returns. Uaaaaaaaaaaargh. Odio los días como éstos. ¡Gromf! ¡Hale, ahora me enfurruño!

¡Por cierto, estoy escribiendo mucho!

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Y los sueños, sueños son 2

Y yo no soy de las que suelen recordar lo que sueñan. Pero por algún extraño motivo, mi mente hace 'clic' con el cambio de año y los últimos días de diciembre el subconsciente empieza a enviarme mensajes no-tan-subliminales para repasar el año. Lo mismo con el impactante primer sueño del 1 de Enero. Recordemos que este año fue Hugh Jackman en una especie de templo griego diciéndome: Yo soy Asterión y yo a cuadros.

Pues bien, hoy he soñado que estaba en una comida con un montón de gente y de repente empezaba a sentirme fuera de lugar. Salgo a la recepción del restaurante y me pongo a hablar con una mujer rubia con el pelo muy muy rizado y me siento todavía peor. Así que digo: Me voy a dar media vuelta. Es verano, mediodía y el sol pega muy fuerte. Hay una especie de plaza con el suelo de piedra gris y en el centro un escenario con alguien tocando y nadie mirando. Y yo me quedo mirando y digo: ¡Coñé, pero si es Indo! ¡Y no sólo eso! Estaban cantando Salambó, una de las canciones más bonitas del universo entero.

Como no hay público, me acerco a mirar y veo a Nico tan cerquita... <3>

martes, 22 de diciembre de 2009

Y los sueños, sueños son...

lPocas veces recuerdo mis sueños, pero cuando lo hago me espanto. No es porque el señor Krueger siempre aparezca en ellos, sino porque yo soy imaginativa; pero mi mente subconsciente me supera con creces.

De hecho esta noche me he ganado una buena reprimenda. Estaba en un lugar que era y no era la Plaza de la Comedia (PC) en Montpellier y la Plaza de la Catedral (PC) de Barcelona. Debía de ser un día de otoño grisáceo y estaba sentada a la mesa de una cafetería con ese chico al que me pasé dos años acosando permitidamente en mi facultad (no, no hubo denuncias ni nada; en el fondo a él le molaba). Tenía exactamentela misma cara que el día que lo conocí en la biblioteca. Había una suerte de buffet libre en la misma cafetería, nos levantamos a coger algo y cuando nos sentamos de nuevo no sé qué le digo que él me canta las cuarenta. Estoy segura de que era alguna de mis historias, y el chico pone el grito en el cielo diciendo que no sabé qué hacer ya conmigo y que no entiende por qué no le voy contando lo que se cuece en mi mente de-mente.

Moraleja: Escribe en el PC porque si no los musos se te van a cabrear.

Hoy no tenía que hablar de Traducción según mi planning, pero acabo de darme cuenta de que mi día sigue sin tener horas suficientes para actuarlizar el blog sin falta. Así que lo dejo en la recámara hasta que mi vida logre reequilibrarse.

Y como esta noche me he pegado un buen panzón a traducir, voy a decir por qué la traducción es un proceso creativo. A ver, llevo horas devanándome los sesos para hacer que cosas que no entiendo suenen bien y "parezcan" comprensibles. No puedo más, necesito reivindicar algo para desfogarme.

En la carrera de Traducción e Interpretación hay una asignatura que se titula Teoría de la Traducción, muy explícita ella. La mayoría de la gente considera que es absolutamente inútil, como todas las asignaturas que te hacen pensar en el por qué de las cosas. y no te dan una respuesta clara porque no la hay. A mí me gustaba y, entre otras cosas interesantes (y con aplicaciones prácticas) se me quedó grabada una muy clara. Según el Nomenclator de la Unesco donde se organizan todas las áreas del saber, la traducción tiene una doble clasificación. Una con el código 570112 dentro de la Lingüística y otra dentro de las Artes. Luego me enteré de que me mentían y que no está clasificada como arte, pero bien que podría.

Esta doble clasificación (ahora inexistente) viene de un debate que se ha arrastrado durante años y años. ¡La traducción es una ciencia! ¡No, es un arte! Está claro que para el Plan Bolonia es una ciencia, puesto que han retirado casi todas las asignaturas de la carrera que lo relacionaban con el Arte. Pero allá ellos...

A mí no me extraña que este debate siga candente. La traducción tiene su vertiente especializada (con textos médicos, jurídicos, técnicos y científicos) y su vertiente literaria (películas, documentales, traducción periodística, literaria), etc. Y estoy casi segura de que para estos dos tipos de traducción se utilizan procesos mentales diferentes. No es lo mismo trasladar un texto que reescribirlo para que funiones en el texto meta.

Es decir. Que si tengo que traducir un poema, tengo que escribir un poema. Si tengo que traducir chistes de palabras, tengo que inventarme chistes de palabras. Si tengo que traducir una canción, tengo que componerla. Por supuesto muchas de las piezas están en el texto original, pero muchas otras no. Si el autor ha creado un texto desde cero, sacado de su cabecita, el traductor tiene que hacer otro: equivalente y que el autor pudiera haber escrito en castellano de haber sido castellanoparlante. No sólo debe decir lo mismo, sino que los recursos deben ser equivalentes teniendo en cuenta las características de la lengua y el efecto en el receptor debe ser idéntico. Algo bastante más-a-tratar-con-bisturí que un prospecto médico o el mecanismo de un reloj. Es algo así como el logos contra el caos... ¡Y como yo soy la señora del caos, soy la jefa de la traducción! En lo mío no hay reglas ni tampoco un solo lugar donde esté escrito qué es lo correcto y qué no.

Pues eso... Que tengo las neuronas muertecitas porque llevo horas intentando crear un texto equivalente a una obra extremadamente recargada y florida en su original. Los traductores no existimos, somos camaleónicos. Aquello que nos dan, lo transformamos en un reflejo en el espejo pero en otro idioma. Mola. Pero siempre será subjetivo.

¡Y esto incluso Hacienda lo acepta! Que cuando te vas a dar de alta te preguntan si eres traductor or traductor literario.

P.D. Sé que debo muchos mails y cómo sé que la mayoría leéis esto de aquí, os prometo que lo haré en cuanto tenga un poquito de tiempo. Que las compras de Navidad me han dejado baldada.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Soledad (Sol/edades)

El otro día salía de trabajar y de camino al metro me encontré con un amigo que es también miembro de mi misma secta. Nos pusimos a hablar de esto, lo otro y lo de más allá y de repente dijo algo que hizo "clic" en mi cabeza. Porque sabes que son temas o cuestiones que de verdad tienen consecuencias astronómicas en tu cabeza. Últimamente siempre veo estas consecuencias como una telaraña gigante que se expande al ver la gravedad de la situación.

Es la soledad. Mejor rectifico: la Soledad.

Creo que esta idea es bastante familiar para todo el mundo. Yo me pasé un par de años donde sufría de soledad crónica. Algo parecido a mis accesos de miedo que tuve al año siguiente. Durante mucho tiempo la soledad ha sido mi principal temor y me ha valido más de una llorera. Ahora, de repente, ya no está. Se ha esfumado, de verdad. Gone with the wind a saco.

Llevo varios meses siendo consciente de que mi vida es dura, de que tengo que pelear mucho. Tal vez sea que estoy tan concentrada en ello, que no me queda tiempo para pensar en lo sola que me siento con lo llena que tengo mi vida. Pero resulta que me da más miedo no sentir soledad. Estar a gusto así y pensar cómo entorpecería mi vida tener a alguien a mi lado, tener que acomodar lo que yo soy a lo que otro es. ¡Dejar de vivir para mí! Argh...

Mi amigo dijo que cuanto más tiempo pasa y más mayor te haces más difícil se vuelve acoplarse a alguien. Porque tienes las manías tan formadas como tu modo de vida. Yo no soy muy mayor aún, aunque en ocasiones me siento así. Y me parece que dejar de sentirte sola es la clave principal para cerrar la puerta a la idea de tener a alguien a tu lado. Es curioso... Pero ya no estoy sola. Ya no necesito a nadie. O si lo hago, es muy pocas veces. Cada vez menos, cada vez estoy mejor así... Aunque eso no quita el hecho de que eche de menos.

Corto.
Que el tiempo dirá. Y no olvidemos al omnipotente Murphy, que ya vendrá a estropear mi paz actual con algún giro rocambolesco del destino. Gracias por escucharme un viernes por la noche... Sin nadie en casa, pero con blog y dentro de un rato el Zelda para la DS. Jis, jis.

Virus y Skins

Puede que yo me esté consiguiendo salvar de la gripe común, la gripe A e incluso los resfriados invernales, pero me parece que mi portátil no ha tenido tan buena suerte. El pobre Mao Boy ha pillado algo. De repente me duplica los acentos en plan "``a" sin ponerlos encima de las vocales y se me atasca el Winamp... Además de salirme publicidad cada dos por tres con el Explorer. He intentado apañarlo como buenamente se he podido, pero me quedo corta en conocimientos de informática. Así que ahora mismo alabo a mi pequeño Meteoro (desde el que estoy escribiendo) porque gracias a él he conseguido hacer mis entregas a tiempo. Además, como Sebas (mi mayordomo) me ha puesto el Google Chrome esto empieza a ser más cómodo de lo que recordaba. Ahora a ver qué hago con el otro...

Y siguiendo con el tema de los ordenadores. ¡Skin nuevo para el blog como bien notaron el señorito Drizzt y el señorito Black Hole! Me hace gracia, ciertamente. Soy consciente de que la mayoría de lectores de mi blog son hombres, algo que me hace mucha ilusión. ¡Así que hale, que vuestros colegas en la oficina os pillen leyendo una página con bailarinas en rosa y morado de fondo! Bwa, ja, ja, ja ,ja. Err... Vale, ya sé que da igual. En fins... Es que quería hacer algo mono porque me apetece tomarme el blog un poco más en serio por dos razones:
1.- Porque ahora sé que hay gente que me lee y que incluso disfruta de mis neuras mentales.
2.- Porque necesito tener un espacio puramente mío y un tiempo que sea también únicamente mío en el que poder pensar en mis cosas. O empiezo a cuidarme así, o puede que la próxima vez desaparezca para siempre. Y no quiero. Es lo que tiene la vida frenética.

Por eso, he cogido una hoja de cuaderno y he hecho siete columnas. Me gustaría poder escribir a diario y tratar cada día un tema o sección. Ésta es mi idea:
Lunes: Antropología y mitología
Martes: Canciones y publicidad varia de voces e historias que otros cuentan.
Miércoles: Reviews de libros, juegos, cómics, películas, series o lo que sea.
Jueves: Viajes, fotos y momentos más o menos surreales de mi vida.
Viernes: Epifanías y grandes descubrimientos anímicos de lo que es la vida/Vida.
Sábado: Textos. Sobre mis personajes, fragmentos, minipoemas y esas cositas.
Domingo: Traducción y lingüística. Incluidos problemas de traducción.

Ésta es la idea, pero voy a necesitar una buena dosis de autodisciplina y ánimo para conseguir llevarlo a cabo. Otra cosa es que después de una semana a ese ritmo quede alguien dispuesto a leerme. Porque no hablo poco precisamente... Bwa, ja, ja, ja, ja.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Stardust

Stardust es una novela fantástica de Neil Gaiman publicada en 1999. Narra las aventuras y desventuras de un joven en busca de una estrella fugaz caída del cielo y se caracteriza principalmente por su prosodia e ilustraciones al más puro estilo de cuento de hadas.

Debió de ser en mayo cuando me dejaron este libro. Recuerdo haberlo leído en el tren de camino a casa de mis padres para pasar el puente. Estaba en un pico de trabajo y llevaba varios días sin parar un segundo, hasta que me senté en el tren, me puse la música y empecé a leer.

Lo primero que me llamó la atención del libro fue su maquetación, al más puro estilo de los libros de cuentos que leía de pequeña. Hacía demasiado, demasiado tiempo que no cogía uno entre las manos. Ahí estaban las páginas con el volumen de texto cuidadosamente calculado y los dibujos de nítidos contornos y colores definidos. A veces claros, otras veces oscuros y mezclándose a la perfección con el flujo de la historia. ¡Y olía a papel del bueno! De ese que no es grumoso, sino satinado... Lo cual ya me va bien, porque si no se me pone la piel de gallina.

¿Cómo decirlo? Stardust es un cuento. Un cuento para adultos por el tipo de narración, pero con el ritmo y la cadencia de los cuentos clásicos. Una suerte de Princesa Prometida, aunque con una trama muy diferente: la historia de un joven medio humano-medio feérico que parte en busca de una estrella fugaz caída del cielo para regalársela a la chica que le gusta. Para ello tendrá que abandonar su pueblo y el mundo que siempre ha conocido y enfrascarse en una carrera contra reloj en la que competirá con unos avariciosos hermanos y tres brujas que también ansían encontrar la estrella; los primeros para decidir quién reinará y las segundas para recuperar su juventud perdida.

Es increíble lo difícil que es encontrar este tipo de literatura. Soy consciente de que los tiempos cambian, pero siempre deberían quedar resquicios donde perdure la inocencia y nadie se escandalice (porque sí, hoy en día la gente se escandaliza) cuando hablas de seres fantásticos, brujas que recuperan la juventud y unicornios sin buscarle los tres pies al gato. ¡Que es un cuento!

Yo me lo lei metida en la cama con mi madre diciéndome: ¿Quieres un vasito de leche, cariño? Vamos, una vuelta a la infancia... Y anda que no viene bien en la época en la que empiezas a descubrir lo que es la vida real. Más técnicas para huir de ella. Y para no dejar que te carcoma... Yo advierto, lo primero a lo que ataca es a la inocencia.

P.D. Y sí, acabo de darme cuenta de que es cierto. En estos tiempos la gente se escandaliza ante la inocencia. Lo que mola es ser chachi porque pasas de las cosas, ser más listo de los demás y buscarle los tres pies al gato. Si te gustan los cuentos o tienes salidas en plan inocentón, enseguida te apuntan con el dedo. Porque o no molas, o eres tonta. ¡Que son técnicas de supervivencia para procurarte felicidad!

martes, 15 de diciembre de 2009

Loreena McKennitt - Marrakesh Night Market

Supongo que a estas alturas sobra decir que me gusta la música. En mi casa siempre hay algo sonando de fondo. Cuando camino por la calle necesito que me acompañe. Y no es simplemente porque me ayude a matar el tiempo. Digamos que... Necesito la música para que me vaya tiñendo.

Soy de la opinión de que todo aquello que escuchamos nos va configurando. Por eso tengo grupos emblemáticos y canciones emblemáticas que no me canso de escuchar. Porque sus historias, su filosofía y su vida se van colando en mi alma. Aprendo cosas de ellos y me convierto parcialmente en lo que promulgan sus voces a fuerza de escucharlos.

Más allá de todo lo que evoque un grupo o la filosofía de vida que puedan pregonar, las canciones tienen algo maravilloso. Algo maravilloso que comparten, en mi opinión, con la poesía y con los cuentos. Y es la capacidad de crear pequeñas mentiras, pequeñas burbujas perfectas que cuentan una historia sencilla o evocan un escenario concreto en apenas veinte líneas de verso. Eso sí, veinte líneas de verso que ven su efecto amplificado cuando van acompañadas de la música idónea.

En cien canciones puedes encontrarte cien cuentos. Cien historias irrepetibles. Cien imágenes inigualabes. En un mundo donde parece que todo se ha quedado desvaído, de repente descubres un universo de esferas multicolores donde cada una te muestra una mentira perfecta. No sé... tal vez como un mercado nocturno en Marrakesh. Extraído directamente de re-abierta página de traducciones, ji, ji.

Se reúnen en círculos.
Las lámparas iluminan sus rostros,
Mientras la luna creciente se mece en el cielo.
Los poetas del tamborileo
Suspenden los latidos en el aire.
El humo se eleva serpenteando y muere.

¿Quiere usted mi máscara?
¿Quiere usted mi espejo?
Grita el hombre entre las sombras de su capucha.
Puede verse en su reflejo,
Puede mirar a su rostro,
O puede descubrir la faz de su Dios.

La historias se tejen,
La buenaventura se echa,
Y la verdad se mide por el peso del oro.
La magia yace esparcida
En alfombras sobre el suelo.
Los sonidos del mercado nocturno conjuran la fe.

¿Quiere usted mi máscara?
¿Quiere usted mi espejo?
Grita el hombre entre las sombras de su capuchas.
Puede verse en su reflejo,
Puede mirar a su rostro,
O puede descubrir la faz de su Dios.

Las lecciones se escriben
En permagimos de papel.
"Traídos a caballo desde el río Nilo",
Dice la voz tenebrosa.
A la luz de las brasas, la cobra
Les dirige a las llamas una suave sonrisa.

¿Quiere usted mi máscara?
¿Quiere usted mi espejo?
Grita el hombre entre las sombras de su capucha.
Puede verse en su reflejo,
Puede mirar a su rostro,
O puede descubrir la faz de su Dios.

Es increíble cómo unas pocas imágenes concretas pueden dar paso a una atmósfera de colores tan intenso. *sigh* Dijo la que se esfuerza en escribir y se frustra.

domingo, 13 de diciembre de 2009

I am so fantasy...

Hoy he salido a merendar y después me he ido a cenar. Son las dos de la mañana y acabo de llegar a casa. Durante el trayecto de vuelta, de unos quince minutos y helada de frío, me he dado cuenta de algo. Tengo mucho más en común con los sin techo que me he cruzado en el camino que con los grupos que habían salido de fiesta.

Un señor con barbas se me ha puesto a mirar desde su refugio en un cajero con cara de pena. Y es como si me dijera: "Lástima me das, que tú tienes que estar ahí fuera con ellos". Entonces he avivado el paso y he intentado llegar cuanto antes a casa para no cruzarme con la gente.

A pesar de se de madrugada y haber un montón de gente nadie me ha visto. Anoche en el restaurante me sirvieron la última para variar. Hoy me han tenido más de media hora esperando. Tengo un profundo complejo de no existir o haber caído en lo no sido.

Me he puesto a farfullar...

Y luego me ha venido a la mente el recuerdo de toda la gente que he conocido y al cabo del tiempo de ma dicho: "Es raro, es como si no existieras en la realidad." "Tienes más pinta de personaje de ficción que de alguien real". Y demás cosas... De modo que, de repente, el hecho de "no-ser" no es tan malo para alguien que hace años decidió renegar de la realidad y dejar de ser humana. Vamos, que lo estoy haciendo bien. ¿No? Aunque tal vez nada de esto tenga sentido, tengo un horrible dolor de cabeza en la sien derecha. Es como un pinchazo-aguijón que me taladra. Yo diría que es el frío.

Sea como fuere, la cuestión es que la realidad me ha tenido tan carcomida últimamente que me he olvidado de mi idea de alcanzar el violeta perfecto y volver a ser irreal. Pero... Ey, I am so fantasy. De vez en cuando me da la sensación de que lo sigo siendo. Ahora, sólo pido un pequeño cuento de hadas como los de antes. Pero hoy en día ya nadie me regala magia. Vale, sí, lo sé. Tuve demasiada por el morro.




miércoles, 9 de diciembre de 2009

Magia homeopática y magia contaminante

Ahora que tengo un poquito de tiempo libre me gusta invertirlo leyendo. Y como en casa tengo un arma contundente +15 al aplastamiento de 750 páginas sobre antropología y otra de 600 sobre iconografía grecorromana... Pues me he puesto manos a la obra. Y cuál ha sido mi sorpresa hoy en el metro, con el ladrillo antropológico, cuando me encuentro con un par de detalles que siguen vigentes en nuestra cultura urbanita.

Empiezo por el principio; que si no, no me entiendo.
Resulta que en las sociedades antiguas se estilaba una cosa que se llamaba "magia" y servía para hacer cosas "imposibles" apoyándose en la percepción que nuestros antepasados tenían de las leyes naturales y de cómo funcionaba el mundo. La magia básicamente consistía en hacer que pasaran "ciertas cosas" actuando sobre "ciertas otras cosas". Tenía estas dos leyes principales:

Una: Lo similar atrae a lo similar. MAGIA HOMEOPÁTICA.
Dos: Si A y B han estado en contacto, continúan en contacto a pesar de separarse. MAGIA CONTAMINANTE.

Ahora vamos a aplicarlo sobre un mito tan conocido como el del Ratoncito Pérez y los dientes de leche que les coge a los niños:

-Si a un niño se le cae un diente, seguirá estando en contacto con el diente.
-Si un ratón apellidado Pérez (me lo dijo Pérez, que estuvo en Mallorca) coge ese diente, también lo contaminará con su esencia roedora.
-Cualquier rasgo que el ratón haya introducido en el diente pasará también al niño.

Y es cuando digo.
En muchas tradiciones se considera que las ratas y los ratones son los animales con los dientes más fuertes.

¿Una tontería? Puede ser, pero no está mal saber de dónde vienen o podrían venir las cosas. Si es que todo está relacionado en este mundo. A decir verdad, ni siquiera he mirado en la Wikipedia el origen del mito del Ratoncito Pérez, no vaya a ser que me eche la hipótesis por tierra con lo guay que me ha quedado la entrada.

Pero bueno, otro ejemplo de que estas ideas continúan en el imaginario popular lo tenemos en una película de terror ochentera titulada: Warlock, el brujo. Que a mí me encanta. Aparece un señor rubiales de pelo largo. No es que me mole, para nada, pero la película toca un par de temas interesantes sobre cierto terror humano a envejecer.

En fins... Si no me equivoco hay una escena donde el malo maloso está escapando y la chica de la peli coge un martillo y clavos que procede a clavar en las huellas del brujo. Al clavar un clavo en la huella, ese mismo dolor le es transmitido al Warlock.

Exacto, la magia contaminante haría que siguiera habiendo un vínculo entre las huellas y el cuerpo físico y mediante el éter (o cualquier otra idea que explique este tipo de transmisión) le sería transmitido el dolor.

De qué cosas se entera una, oye.

martes, 8 de diciembre de 2009

El imaginario del Doctor Parnassus

Es extraño verme en el cine, pero el sábado pasado me animé a ir con un par de amigas a ver esta película cuanto menos... Peculiar; sí, dejémoslo ahí.

La historia cuenta la apuesta entre el diablo, muy majete él, y el Doctor Parnassus para ver quién se quedará con la hija de éste último. El viejo doctor es un ser que le compró la inmortalidad al demonio y ahora vaga por las calles con un espectáculo de teatro ambulante acompañado de su hija y un par de ayudantes. El número en sí parece un show de lo más pobre y normal, pero hay un espejo mágico que conduce a un universo que, gracias al doctor, adopta la forma de la imaginación de quien lo utilice. Allí se encuentran el bien y el mal, ya que todo sueño y todo deseo puede seguir el buen camino (honesto y noble) y el malo (generalmente el de la tentación). Pues bien, ése será el campo de batalla entre el demonio y el doctor, donde cada uno ofrecerá lo mejor que tiene para captar cinco almas cuanto antes.

Esto es lo único que me quedó claro, de modo que será lo único de lo que voy a hablar en cuanto a la trama.

Estéticamente se puede decir que es un trabajo bien logrado. Las imágenes de la realidad (grises, urbanitas y sucias) se oponen de una manera magistral a los oníricos mundos de ensueño que bien podrían compararse a los escenarios de Charlie y la fábrica de chocolate.

La base de la idea me parece impresionante. Una mente capaz de proyectar en un espacio reducido el universo mental de otra persona e interactuar con ella. Me gusta como visión y pequeña apología de la fantasía... Todos sabemos que esto de que la realidad y la ficción se mezclen me gusta un poquitín de nada.

Pero me parece una lástima que con haya resultado en una trama tan rocambolesca y desordena en la que no se llega a profundizar en nada. Se pasa de un personaje a otro de manera desordenada y de repente surgen consecuencias de unas causas que no se han visto y que no te explican. Cosas que parecen tener una importancia vital acaban en agua de borrajas y sales de la película sin saber lo que has visto y sintiéndote, hay que reconocerlo, un poco tonta.

Bueno, yo soy la que adora La liga de los hombres extraordinarios por su estética y la vería una y otra y otra vez. Así que tampoco me puego quejar. Creo.

¡Me he propuesto volver a hablar de cosas de verdad en el blog!

viernes, 4 de diciembre de 2009

Turismo por Marsella

Marsella... Pues eso, hoy voy a hablar de mis dos días en Marsella.


La manera más económica de llegar hasta allí, al menos desde Barcelona, es en bus. Un billete de ida en un autobús nocturno sale por 39 euros, en comparación con los 120 que costaría el tren. Eso sí, prepárate para cogerlo a la 1 de la mañana y despertar con el amanecer en Avignon. Y aún faltan un par de horas para llegar.

La estación de buses/trenes cae bastante céntrica y lo bueno es que tienes a un paso el trasbordo a las dos líneas de metro. Puedes encontrar albergues por 19 euros y aunque a mí me habían dicho que la ciudad es un tanto peligrosa, supongo que con ir con ojo es suficiente. Yo soy gafe y no me pasó nada. Eso sí, los franceses tiran los trastos a cualquier cosa con faldas y más si va a arrastrando un maleta. Con lo cual mejor ir preparando estrategias para alejar a los moscones.

En cuanto a la ciudad se puede decir... que Marsella es una ciudad que da al mar. Obvio, lo sé; pero yo soy lerda. Es muy grande y, de hecho, me parece que es la segunda más poblada de Francia. O al menos eso me dijeron. El casco antiguo está en uno de los márgenes del puerto viejo y la verdad es que esa zona sí que me pareció entrañable. El resto... Pues no sé, supongo que la ciudad se fue extendiendo de manera hiperbólica a consecuencia de la inmigración.

ESCALERAS DE LA ESTACIÓN DE ST. CHARLES
La estación de St. Charles es la principal de Marsella: autobuses, trenes y las dos líneas de metro confluyen allí La versión 1.0 fue inaugurada en 1848 y hay una preciosa escalinata que lleva hasta ella. A posteriori me he enterado que que data de la década de 1920 y que es algo así como un monumento para conmemorar la gloria de Francia en la época de las colonias africanas y bla, bla, bla. La cuestión es que es muy bonita y monumental. A mí me dio la sensación de... ¡Oh, Europa!

La lástima es que tuve problemas con la cámara y tuve que ir tirando de móvil y cámara de video cuanto pude, con lo cual el resultado de las fotos no es como me hubiera gustado.

Por cierto, menuda seguridad que tienen en la estación. Nada más bajarme medio dormida del bus a primera hora del a mañana me encuentro con ocho gendarmes armados hasta los dientes justo en la puerta. :S

Las escaleras en cuestión bajo
un precioso cielo azul.

PARQUE LONGCHAMP
Este lugar me lo recomendaron en el albergue donde estuve. Sólo hay bajar por las escaleras de antes, girar a la izquierda y después de unos veinte minutos andado llegas a esta maravilla: el Palais Longchamp, que tiene más de Parque que de otra cosa. La construcción data de mediados del siglo XIX y cuando lo ves alzarse en medio de las callejuelas marsellesas se te encoge el corazón. Es, una vez más, una llamada al antiguo europeismo, tan blanco, tan verde, tan grácil en medio de una ciudad con casi un millón de habitantes. Incluso da la sensación de que no debería estar en medio de semejante urbe. Se hace extraño, porque de verdad parece un pegote atemporal en medio de la realidad. Hum...
Vista panorámica de lo que te encuentras
de repente de morros.

El balconcito un poco más cerca.

Me encantan las galerías de columnas.
Podrías estar en cualquier tiempo y cualquier lugar.

Un contrapicado monumental del
señor que estaba a uno de los lados del balcón.

Vista desde el otro lado del portón principal, por donde
se pasa a la zona de jardines.


NOTE DRAME DE LA GARDE
Me cagüen la cuesta y la de escalones que hay que subir para llegar a la basílica. Que muy blanquita y muy mona y todo lo que quieras... Pero pedazo pateada. Sé que hay un bus que te lleva hasta allí desde el puerto viejo, pero no tiene gracia llegar ni tan rápido ni tan fácilmente a los sitios... Así que me tragué la cuesta y los escalones. La Wikipedia puede decir mucho más al respecto y también tiene fotos, ¡guay! (que por entonces hasta se me había gastado la batería del móvil y no tengo recuerdos). Es que no sé... Yo soy de turismo de parques: las iglesias y catedrales siempre me parecen iguales. Ju.

PUERTO ANTIGUO
Es de lo que más me gustó. No sé, debe de ser porque nací en un sitio sin mar y aunque ahora estoy en Barcelona tampoco lo veo mucho. Tiene ese aire antiguo y todas las mañanas a primera hora los pescadores ponen sus pu estos y ves (y hueles) el pescado fresco y juraría que había hasta pulpos. Y la gente va a comprar a esos mostradores hechos con una tabla y cuatro patas. Hay barcos, hay agua y un montón de braserías y tiendas de recuerdos en uno de los márgenes. De hecho fue en una de esas braserías donde me senté a comer y me eché mi cafecito. Recordándolo ahora, me viene a la mente la imagen de una suave algarabía y la calma que dan el cielo y el mar. Sí, con conversaciones de fondo.

Yo soy de las que adora perderse entre las calles viejas de una ciudad, creo que es ahí donde de verdad captas su esencia y puedes imaginar cómo las cosas fueron hace tiempo y de dónde vienen. Nu sé, nu sé...

Mi ensalada y mi mano, para
que conste que estuve.

Éste es el aire que tienen la mayoría
de braserías. A mi al menos me gustó...



CASTILLO DE IF
Y... ¡Evidentemente! Si hay algo que haya hecho popular a Marsella ¡es el Conde de Montecristo! Fue en la misma Marsella donde apresaron a Edmond para encerrar en el Castillo de If. Este castillo en cuestión está a un cuarto de hora en barco desde el muelle y se puede visitar. Es una isla chiquitina, cuyo perímetro puedes recorrer en un cuarto de hora y donde sólo está el castillo-prisión. A ver, hay que reconocer que es un poco caro pero puedes visitar todas las estancias del castillo. Desde la azotea, hasta las celdas de los prisioneros. Y siendo una friki del Conde de Montecristo... ¡Eh, que no podía faltar!

Aunque hubo una cosa que me llamó la atención... Yo nunca he visto una prisión, vale... Pero había algunas celdas donde no se tenía que haber vivido tan mal. 20m2, con luz natural, chimenea... Es raro, porque si lo comparas con los calabozos estándar la diferencia se notaba.

Es curioso el tema de las piedras. Lo que aguantan en su sitio... Puedes tocarlas y saber que probablemente ya estaban allí en 1500 y pico cuando edificaron la fortificación. Se me hace raro pensar quién más y en qué otro tiempo ha puesto la mano ahí encima. De verdad, estar en el mismo sitio aunque en diferente tiempo que toda esa gente de la que hablan los plafones es una sensación muy rara.

Evidentemente, no podía llamarse de otro modo.
¡Fue la primera vez que monté en barco!


La mítica figura del castillo, desde el barco,
ya de vuelta.

En términos generales debo decir que me gustaron mis dos días allí... Y también que me quedaron unas cuantas cosas por ver. Lo bueno es que, aunque malas, pude volver con un montón de fotos como documentación para un par de historias. El mayordomo de los Duchamp vivió en Marsella una temporada y Sérgei ha parado alguna vez en el puerto.

Aysh... hecho de menos el queso blanco que tomaba allí para desayunar. Creo que fue mi gran descubrimiento culinario, aunque me han dicho que lo venden en el Lidel. Hum...

Francia: adónde fui y lo que vi

¡Yiiiiiiiiiija! ¡Tengo tiempo, tengo tiempo y escribo! En realidad estoy que me caigo del sueño, pero tengo que aguantar despierta hasta que se me seque el pelo porque el secador se lo regalé a unas chicas en el viaje. Se había roto el suyo y todavía tenían como mes y medio-dos meses de viaje. En fins... ¡Así que voy a hablar de los sitios a los que fui y las cosas que vi! A ver si con un poco de suerte puedo subir fotos y hacer cuatro posts: uno con cada sitio hablando un poco más extensamente de lo que me pareció el viajecito. Jis, jis... Para una vez que hago turismo...

MARSELLA
- Notre Dame de la Garde
- Puerto antiguo
- Castillo de If
- Parque Longchamp
- Esclaeras de la estación St. Charles

MONTPELLIER
- Plaza de la Comedia
- Trampantojos
- Antígona
- Jardines de Marte
- Boulevard Sarraill
- Plaza de Europa
- Rivera del Lez

NIZA
- Iglesia de Nuestra Señora del puerto
- Paseo de la playa
- Palacio de la ópera
- Torre Bellanda
- Monumento a los caídos
- La colina del château
- Exposición sobre Alicia en el País de las Maravillas
- El caso antiguo

LYON
- Teatros romanos
- Parque de Fourvière
- Basílica de Nuestra Señora de Fourvière
- Museo de los autómatas
- Museo de miniaturas y decorados de cine
- Catedral de Saint Jean
- Plaza Carnot
- Plaza Bellecourt
- Parque Tête d'or
- Riveras del Rhone y el Saône
- Polígono industrial-que-te-cagas-del-miedo de madrugada

COSAS QUE HE APRENDIDO
- Que por muy vieja que me sienta, sigo teniendo 26 años.
- Que no necesito viajar con nadie para disfrutar como una enana.
- Que debería empezar a comprar en el mercado.
- Que necesitaba desconectar.
- Que me cuesta horrores desconectar.
- Que tengo mejor orientación de lo que pensaba.
- Que en Francia hay dos tipos de franceses: La gente de París y todos los demás.
- Que Ansel estudió en Montpellier (de hecho, el viaje se ha convertido en un: trasla pista de Anselm)
- Que Sérgei Ivanovich estuvo en Niza.
- Que tengo que hacer la ruta de la lavanda.
- Que cuando viajo no me quedo sola ni un momento y que me gusta la sensación de tener el cerebro despierto para desenvolverme sin dejar de disfrutar en un entorno que desconozco.

PRÓXIMA SALIDAS
- ¿Ruta de oráculos griegos?
- ¿Ruta de jardines italianos?
- ¿Ruta de la lavanda?

miércoles, 2 de diciembre de 2009

El marido de Estela...




Es el marido de Estela...
Que nadie me deje volver a ver Eurovision en la vida. Ni siquiera con desfase, como ahora. Por suerte, varios callejones sin salida sobre la Casa y el Gabinete están encontrando continuación. Ya sé de dónde viene Anselm, quién narices en Sergéi, cuál es el peligró que acechó a la casa y por qué me estoy quedando ciega del ojo izquierdo. Er... Hum...

Jo.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Amatxo, miedo.

¡Buaaaaaaaaaah! Nunca más, nunca más, nunca máaaaaaaaaaaaaaaaas. Qué miedito que he pasado. Ha sido el peor cuarto de hora de mi vida, de vuelta de la sala de conciertos. ¡Es que eso parecía sacado de una peli de Freddy Krueger! Con sus camiones abandonados, su iluminación escasa, sus callejones a oscuras, sus pasos en medio de la nada y las sombras acechantes. Y yo en medio de todo eso cagándome en los muertos de todo dios y preguntándome qué hacía en medio de esa situación tan irreal. Si es que ya me veía los titulares de la prensa: Cadáver de turista friki encontrada en el Saona, demembrada. Qué medito, amatxo. Qué miedito.

Es que no había un alma, era en las afueras, apenas había circulación y... y... ¡y lo mejor es cuando he visto a las señoras de buena vida! Que me han visto la cara de susto y me han preguntado si quería que me acompañaran hasta el hotel. Pero que no me preocupara, que esa zona "ya" era segura...

Ay, madre. Hoy debo de haber andando diez kilómetros, me he pasado cuatro horas saltando en un concierto y aún me han quedado fuerzas para hacerme un kilómetro y medio a la carrera por terreno irregular. Antes de empezar el viaje decía que "yo ya tengo una edad", que "me estoy haciendo vieja". Vale, después de haber aguantado todo eso digo que no. La madre que... Y lo peor es que constanemente mi mente estaba pensando: Vale, ahí hay una posible salida. Fíjate, un trozo de hierro en el suelo: puedes usarlo como arma. Si alguien se te acerca guarda arena en un bolsillo y tíraselo a la cara. Ahí te puedes esconder. ¡A la entrepierna, a la entrepierna con el trozo de hierro y sales corriendo! ¡Por ahí pasa un coche, en ese callejón se ve algo más de tráfico! ¡No te acerques demasiado a las puertas y mira en las cercanías de los camiones para vigilar que no haya pies asomando! Si todo eso lo tenía controlado... Para mí que lo que más miedo me daba era que todo parecía sacado de una peli de Freddy Krueger. Ay, amatxo, pero qué miedito... Estoy hartándome a chocolate para ver si se me pasa el susto. Y luego todavía hay quien osa decirme que no tengo por qué ser superwoman... Juas. Pues a ver quién me salva si no de esto.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Turisteando

A pesar del ajetreo y que esto de descanso no tiene nada, me he dado cuenta de que hacer este viaje es la mejor decisión que he tomado en mucho tiempo. Tanto, que estoy pensando en repetirlo. Confieso que estaba un poco preocupada por el hecho de viajar sola en un país cuyo idioma no conozco, pero la verdad es que me he sorprendido al ver cómo me desenvuelvo. ¡Bien!

Ahora empiezo a creer que una persona no se conoce a sí misma hasta que no viaja sola al menos unos días. Nos conocemos en el día a día, en el territorio familiar, pero no en lo desconocido. Creo que hasta que no ves cómo actúas en situaciones completamente nuevas, desconoces al cien por cien tus reacciones.Lo mejor de viajar, creo yo, es la sensación de que cualquier cosa puede ocurrir. Y como estás sola, tú eres el único recurso con el que cuentas en ese momento.

Yo, por ejemplo, hasta ahora casi nunca había viajado. Pero he descubierto que depués de una semana empiezo a economizar acciones y organizarme. Lo voy haciendo un poco sobre la marcha, pero es bonito ver cómo todo va llegando de manera natural.

EQUIPAJE
Siempre viajo con una maleta pequeña (para ropa y cosas de aseo) y una mochila a la espalda (cargadores, portátil, Nintendo DS, Ipod, libros, billetes tren, planos de hoteles, cuaderno de notas). Y dentro de la mochila guardo el bolso para cuando llegue a la ciudad poderme mover con algo mas cómodo y en lo que llevar tan solo lo esencial. El dinero, el DNI, el móvil y las gafas los llevo siempre en un cinturón con bolsillos super fashion de la muerte que me compré de Black Peace Now pensando en esto. Todo menos renunciar al glamour...

OBSERVAR EL PARAJE
Una vez llego a una estación de tren, tengo los ojos bien abiertos. Localizo el baño (fundamental), el puesto de información, la poli, los planos, salas de espera, números de enchufe, localización de los paneles con los trenes, etc. Es mejor tenerlo claro desde el principio que luego andar con prisas para localizar alguno de los servicios (sí, hablo de los baños). Además, saber dónde está cada cosa viene muy bien para evitar hacer viajes en balde y economizar el tiempo. Es defecto de profesión por ir siempre a la carrera. Y también por viajar sola... No tienes más ojos que los tuyos para saber cómo arreglar cualquier cosa que pueda surgi. Además, ser consciente de estas cosas te hace caminar segura, algo importante cuando eres mujer y viajas sola. Que parecera una tontería, pero no es lo mismo ser un tío de 1,80 y unos brazacos como el tronco de un árbol, que una mujer de 55kg que apenas puede con la maleta.

HOTEL Y PRIMERA RONDA DE RECONOCIMIENTO
Lo primero es ir al hotel y descargar para poder moverse con mayor agilidad. Siempre llevo un plano con las direcciones estudiadas, la dirección por si necesito un taxi y una copia del plano de metro o tranvía del lugar. Cuando llego al hotel y dejo las cosas me aseo y lo primero es pedir un mapa de la ciudad. Cojo lo esencial, lo meto en el bolso y me planto en una cafetería con un boli para ver qué zona me interesa visitar. Como generalmente siempre llego por la tarde a los sitios, el primer día es una ronda de reconocimiento en el que trazo el perimetro de la ruta que seguiré al día siguiente y voy viendo en qué sitios quiero comer... (turismo gastronómico, ehem, ehem). Como oscurece temprano sólo tengo 3-4 horas para hacerlo, así que tampoco da tiempo a mucho más.

TEMPRANO AL HOTEL Y APROVECHAR LAS MAÑANAS
Pues sí, como andar sola de noche me da un poquito de cosa suelo volver al hotel a primera hora y me levanto nada más amanece para aprovechar bien el día y las horas de sol. Que si no empieza a hacer frío y no quiero... Aunque he de decir que no puedo quejarme del tiempo que estoy teniendo.

Otra de las cosas curiosas es el tema de la alimentación... No me sé pautar. No sé parar para comer. Así que he decidido desayunar fuerte, muy fuerte, tods los días y volver a comer a las 7-8 antes de volver a la habitación. Como no soy de las que pasan hambre...

YOUTH HOSTELS VS. HOTELES
Pues personalmente voy alternando, la verdad. Una ya tiene una edad y requiere una paz y tranquilidad... Así que cuando el dinero lo permite una habitación individual con una bañera de agua caliente es algo así como agua de mayo. Pero nada tiene tanto encanto como un hostal de mochileros donde te encuentras con gente de todas partes que te cuenta todo tipo de historias. Tú les cuentas la tuya y de repente te revelan la verdad absoluta sobre tus problemas en cuestión de minutos. No sé... Este tema de los encuentros me gusta, me gusta.

Y ESO
A ver si subo fotos o digo alguna cosa más interesante que éstas... ¡Pero, jo! ¡Estoy orgullosa de mí misma! Que es la primera vez que hago algo así y lo estoy disfrutando. Me gusta, sobre todo, la sensación de tener la mente alerta. Además el cuerpo tiene que soportar el trote, y eso me obliga a comer un par de veces al día. Hay situaciones inesperadas, lugares inesperados, maravillas inesperadas y momentos inesperados. Tienes que planear, organizar, economizar tiempo (porque te vas a los dos días)... Es tan diferente de la vida habitual que resulta refrescante. Estás despierto y vivo... Y puedo decir que después de meses sintiéndome tan mayor, tan vieja... Bueno, que me he dado cuenta de que en cierto modo sigo siendo joven. No sé, hacía tiempo que no me sentía así.

Er... me encantan mis post sin sentido para desahogarme. Jis, jis, jis.

jueves, 12 de noviembre de 2009

La tierra del Conde de Monte Cristo

¡Buenas!

Primera misión completa, ya he llegado a Marsella. Después de carreras arriba y abajo a última hora y del retraso monumental del bus, ya estoy aquí. El viaje habría estado bien si no hubiera sido por el chico de atrás, que me roncaba.

El amanecer me ha pillado en Avignon, y ahí ya no he podido dormir más. Era un amanecer bonito, tanto que me han dado ganas de ir por allá en el próximo viaje. Le decía a una amiga por mensaje que Francia tiene algo triste que me gusta, y es que me deja pensar. Tengo trabajo que hacer, pero espero tenerlo todo liquidado para el fin de semana. A partir de entonces a ver si me recupero del desgaste tanto físico como psicológico (y anímico) de los últimos meses, y puedo dedicarme a leer, escribir y hacer turismo al más puro estilo tradicional.

Por cierto, ¿alguien sabe qué hay en Marsella? Creo que voy a echar un vistazo a la Wiki... Es que yo sólo sé que parte del Conde de Montecristo se ambientaba aquí. Así que igual me paso por la zona del puerto para echar un vistazo o así. ¡Que me acaban de decir que se pueden visitar las islas donde se grabó la película!

Por lo demás que susto al salir del bus. Si no había ahí ocho soldados armados hasta los dientes...

Pues nada, cojo mi videocámara y a ver qué me depara Marsella. Iba a salir a comer, pero con el bocata de jamón que me he metido... Y luego ya vuelvo a conectarme y a comentar mis técnicas de supervivencia turística, el equilibrio de las malestas y los accesorios indispensables ¡Qué lujo comenzar a introducir en tan noble arte! Mwa, ja, ja.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Dicen que estás muertaaaaa...



Con todo el curro que tengo antes de pillar el bus a Marsella el miércoles por la noche, no llego a nada. Así que voy subiendo videos para procurarme un ratito de calma en el caos. Lo bueno es que tengo ya el viaje montado, y menos mal.

Esto... ¿Hay algún club de fans a la voz de Jaime Urrutia? Yo a este voy a verle en concierto en cuanto me coincidan fechas. Y por una vez no tendré que ir al extranjero, que ya está bien.
*_*

domingo, 8 de noviembre de 2009

Mejor cara y cruz



Me encanta la dualidad... El impulso vital de Nicola Sirkis y las mujeres ausentes de la realidad de John Rzeznik. Vaya par de influencias, así me va la vida. Jis, jis, jis.

¡Vuelvo al trabajo! Todo sea por una maravillosa gira dentro de cuatro días. Me llevaré a Meteoro, así que seguiré conectada.

Ce que tu fais qui m'extasie...



Ésta de aquí es mi canción. Mi canción única e indiscutible y la explicación de mi tatuaje.

Debe de ser que últimamente recuerdo demasiado otros tiempos. Cuando era un poco más huracanada, cuando tenía menos miedo, menos años y menos responsabilidades. Y también tenía menos pánico a ser excéntrica, extraña, hiperbólica y paranoica. Hasta fui venenosa una vez y eso era divertido.

Cuando te apagas y de repente descubres a gente que te da la Vida, te das cuenta de que en una época tú también lo hacías. Tenías la chispa, esa chispa extraña y tuya que de vez en cuando hacía que la gente dijera: "Apenas pareces real". Ahí fue cuando empecé a pensar en crear mentiras. Con los años te acomodas y dejas que todo esto se vaya

Coñeeeeeeeeeeeeee, que yo quiero volver a eso. A que vuelvan a decimre: "ce que tu fais qui m'extasie" "ce que tu sais, nous extasie". El huracán... ¿Dónde está el huracán? Porque a mí me parece que anidó en la cabeza y ahora se limita a revolverme los pelos.

La Vida es toda una intensidad extraña, llena de situaciones paradójicas, coincidencias y momentos surreales. Ahora que vuelven a mí multiplicados por cien noto su ausencia de estos años. La Vida es la Vida y la echamos por la borda... Y a mí me gustaría disponer de toda la eternidad para resarcirme de mis errores y de todas las veces que le cerré la puerta en las narices por miedo o pánico. Argh. ¡Anda ya!

Dejo la letra, que ellos lo explican mejor que yo:
Toi viens par ici
Je dis toi regarde moi
Toi si tu me vis
Oui toi suis moi au paradis
ahah
so far a wheel

S’éclaircir pour la dernière fois
A s’introduire juste au dessus de moi
Et tu sauras ce qu’il nous reste à faire
On revient de loin demain sera bien
Tu sentiras au fond de toi
Que c’est par ici que tout recommencera
Mais qui choisit que la verité
Je suis prêt que si tu me suis
Que si tu me suis
ahah
ahah
so far a wheel

Ce que tu fais
Qui m’extasie
Pour se livrer au mal ou au bien
Ce que tu sais
Nous extasie
Pour des milliers d’années et tout recommencer...

Toi si tu me suis
Je dis toi on va au paradis
On va au paradis
ahah
ahah
so far a wheel

Ce que tu fais
Nous extasie
Pour des milliers d’annees et tout recommencer...

Montre-moi la vie
Montre-moi ce que c’est
Montre-moi tout ce que tu sentiras
Même si on l’interdit
Et même au paradis
On restera gravé dans nos mémoires

sábado, 7 de noviembre de 2009

El Juego de Ender


Y meses después decido hacer la review en el momento más inesperado. ¿La causa? Que me da la sensación de que no dejo de hablar del "efecto Ender" y en casa voy gritando por los rinconces: "Es que soy el Ender de la traduccióooooooooooooooon." Y claro, sin explicar el libro y lo que he visto en él... Pues bien vamos.

El juego de Ender es una novela de ciencia ficción escrita por Orson Scott Card y un libro que se devora en el acto si no te lo quitan de las manos. Con el paso de estos meses ya no tengo la memoria tan fresca, pero lo prefiero así. En cierto modo ahora tengo aquello que finalmente retendré.

Pues bien, El juego de Ender narra la historia de un chiquillo sumamente inteligente en una especie de academia militar para salvar al mundo. Hasta aquí el argumento... Y eso que en clase me decían que la síntesis no era lo mío. ¡JUAS!

Debo confesar que lo que más me ha gustado ha sido la mente del protagonista. Una potencia arrolladora que siempre da más de sí y se crece con las dificultades. La mente nunca es lo que falla... Antes cae el cuerpo, el ánimo y la moral; pero nunca la mente. Siempre llega más allá, siempre empuja un poquito más las fronteras. Y sí, me parece que este detalle es lo más fascinante de la historia. Porque ves como un alma destrozada sigue poseyendo un pensamiento indestructible.

Volviendo al tema de la feminidad... Debo decir que los personajes femeninos no me han fascinado precisamente. Valentine es mujer y muy tierna y todo lo que quieras, pero su modo de pensar y dirigir las cosas es exactamente igual que el de su hermo. Puede que la finalidad cambie, o el prisma, pero la aplicación que hace de su inteligencia es exactamente la misma. Tal vez sea porque no le han dado mayor relevancia a este aspecto, pero incluso la mente de Ender resulta más femenina en ocasiones. Aysh... ¡Donde esté mi Irene Adler! Mwa, ja, ja, ja, ja.

Finalmente, un apunte ridículo... El gigante que muere, se descompone y se convierte en una colina. Tenía demasiada, demasiada importancia en el libro. Se mencionaba una y otra y otra vez y nunca terminaron de revelar el por qué. No sé si más adelante en la saga se comenta algo, pero lo que es cierto es que se trata de un motivo simbólico muy frecuente en varios mitos. Ahora mismo no lo sé ubicar, pero hace poco me lo topé en un libro de Mircea Eliade. Creo que se situaba en la colección de mitologemas sobre la caída de "los antiguos" (generalmente seres enormes, anteriores al ser humano), de cuya caída se genera un nuevo universo, un nuevo mundo. Vamos, una especie de reactualización del tiempo.

Y... Hum... Esto... Que alguien me pase una guía para escribir reseñas, que esto no lo es. ¡Pero es que es difícil si no se puede revelar la trama!

P.D. Vuelvo a ir a trancas y barrancas con la gente. Me atasco. Iurgh.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Restrospectiva salonera

Esto promete ser complicado porque este salón no ha sido nada de lo que esperaba.

En principio sólo puedo decir que todo ha terminado mejor de lo que esperaba por dos frente.

a) Las actividades en las que estaba metida han sido felicitadas y todas han tenido gran éxito. Incluso las dos mesas redondas, que me preocupaban bastante, tuvieron una buena acogida y a posteriori incluso me han informado de que son de lo mejorcito que la gente ha visto.

b) La gente con la que he tratado ha sido maravillosa. Hasta ahora siempre había visto el Salón desde el gallinero. Las depresiones post-salón eran por encuentros fugaces entres stands y cosplayers. Ahora estoy echando de menos a todo el mundo, deseando volver a trabajar codo con codo y maravillándome de que estas cosas aún sucedan. Me siento como si volviera a tener 15 años y casi tengo ya el doble. Asusta pensarlo.

Otra de las cosas que más me ha llamado la atención ha sido el efecto "Ender". Mi mente estaba en todos los sitios, en una centrifugación continua en la que en ningún momento he perdido el norte. Quince mil cuestiones a tener en cuenta, siempre 2-3 delicadas y relacionadas con el trato interpersonal. Baremos, estadísticas, datos analizados de manera automática y finalmente el resultado. Y como decía Holmes, lo más raro es que todo surgiera de manera natural, que en ningún momento estuviera pensando de verdad. Que mi mente no decayera no quiere decir que mi ánimo no estuviera por los suelos a causa de la tensión. En esos casos doy gracias a la gente que estaba ahí con sus abrazos de oso, que a estas alturas todos conocemos mi debilidad (Fidel, Xavi, Carlos, Eric y Hector y creo que no me dejo a nadie).

También quería dar las gracias a la gente de la secta que se plantó en medio del salón para sorpresa mía y a la gente del taller de maquillaje-familia-feliz-almorzando-juntos. Los encuentros inesperados, las amistades a distancia, los proyectos... Y el hecho de sentirme, paradójicamente, querida o ubicada-en-algo.

Sigo diciendo que era raro, porque estas cosas no pasan.

No voy a hablar de las actividades en concreto, porque, como siempre, lo que ocurre dentro siempre es más importante que lo que ocurre fuera. Pero no puedo evitar subir una foto de cómo me dejaron en el taller de maquillaje de Gothic Decadent. Hacía demasiado, demasiado tiempo que no me volvía una reinona loca e histérica. Y sí... de aquí surgió una tal Reina del Caos!

Simultáneamente, me he ratificado en lo que me dijeron aquel día: Estoy configurada para no existir. He estado en todas partes, he corrido de un lado a otro y mi nombre no consta, mi imagen no sale, y nadie sabe exactamente qué es lo que hacía ahí en medio. En cierto modo, me gusta...



Sé que no se ve, pero tampoco necesito que se vea más. Es cierto lo que me dijeron de que esta foto resume a la perfección muchas cosas, aunque apenas se me intuya. Me gusta ser intuida.

Sigo preguntándome cómo la gente me aguanta cuando pido abrazos sin conocer a la otra parte, me pego carreras de punta a punta de un polideportivo, hablo de asesinato en masa a la gente que llega tarde y tiro camisas sudadas a desconocidos... Hum... Tengo que reiniciar sistema e instalar actualizaciones. En mi vida.

martes, 3 de noviembre de 2009

Me lanzo al cuello

Estos días de estrés me he dado cuenta de muchas cosas...

Una de ellas es que hago lo imposible por no mostrarme débil ante otra mujer. Si aparece un hombre que me saque media cabeza me lanzo al cuello mendigando abrazos de oso. No sé cuántos han caído en total, ni de cuántas personas en cuatro días. Pero se han portado.

Agradezco esos momentos en los que mis pies dejan de tocar el suelo porque me levantan del mismo.
Agradezco los momentos en los que alguien sostiene todos mis problemas al sostenerme a mí.

Er... Hum. Y pensar que ésta es la imagen que se me ha quedado del Salón...

Creo que tengo un problema.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Sobreviviendo

Ayer por la noche finalmente tocó a su fin el XV Salón del Manga del Barcelona. Cuatro días de ritmo frenético y huranacanado, carreras de una lado al otro del polideportivo y visitas fugaces. ¡Y he sobrevivido!

Hoy me puedo tomar el día con calma y mañana tendré que volver a la vida real unos días antes de salir escopeteada para la gira de Indochine en el sur de Francia. Me duele el cuerpo. Me duele mucho, mucho.

Cuando tenga algo más de fuerza ya haré una review intensiva de las actividades y el ambiente. De momento sólo puedo decir que me alegro un montón de haber conocido a la gente que conocí y haber estrechado lazos con un montón de conocidos.

La gente se portó. Vaya que si lo hizo. Ahora sólo queda ver lo que nos queda a partir de ahora...

sábado, 24 de octubre de 2009

Por primera vez en cerca de tres años vuelvo a tener el pelo de negro alabastro. Ahora sólo le hace falta un buen corte para recuperar la fuerza. Pero eso será más adelante, cuando todo esto pase.

De momento me alegro de ver la noche anidando en mi cabeza. Debe de ser que se acerca el infierno y digo adiós a la ama para caer al infierno. Y viendo los días por venir, es bastante literal... :S

Y sí, ha sido todo bastante repentino.

viernes, 23 de octubre de 2009

18/10/2009 Indochine en Toulouse - Review

Después de maravillarme y deleitarme con Toulouse, me dirigí a la zona del concierto. El Zénith está a las afueras de la ciudad, al lado de un pabellón donde se hacen pruebas de vuelo. Yo me equivoqué de dirección de cabo a rabo y entre recular y reorientarme tarde casi una hora. T_T

PÚBLICO
Cuando llegué a la cola del concierto eran las 3 de la tarde y había unas 500 personas. A primera vista me decepcionó, la verdad. La mayoría eran adolescentes o como mucho tenían 20 años... No era el público que yo me esperaba. Después de dudarlo mucho, decidí hacer cola durante cuatro horas y vi como poco a poco la gente iba llegando. A eso de las cinco debía de haber unas 3000 personas en el aparcamiento y a las siete perfectamente podrían rondar las 6000. Para entonces ya había percibido el tipo de gente que integraba el público.

- Adolescentes (hasta 20 años): Arregladas, maqueadas, vestidas de negro, con la cruz de Indo pintada y carteles con muchos corazones y "Boris" o "Nico" escritos por allí y por allá.
- Gente que tiraba por encima de los 25: Ahí estaba yo. La mayoría iba normalita vestida (vaqueros y camiseta) y se percibía muy buen ambiente. Era la gente que más charlaba, sin darse aires, y que más parecía disfrutar del entorno. Yo identifico este grupo con gente joven que ha integrado la filosofía de Indochine en su modo de vida. O Vida XD. Al menos se percibía esa vivacidad. Y sí, sólo veo lo que quiero ver. ¿Pasa algo?
- Señores y señoras de 40 para arriba: ¡Sí! ¡Los antiguos fans! ¡Y los había por doquier! Eran gente normal y corriente que un domingo por la tarde se fueron a hacer cola para pasar la tarde.
- Grupos mixtos: Padres e hijos, hijos y padres, abuelos-hijos-nietos. ¡En serio! Y lo más difícil era decir si el padre llevaba al hijo, o el hijo al padre. Porque ahí todo el mundo vestía camisetas con la cruz de mi mano y se sabía las canciones.

PREPARATIVOS
He notado que los Toulousenses son muy inteligentes para hacer colas. Sin empujones, sin estreses, con la calma. ¡Y bien armados! Llevan una mochila con bocatas, galletas, incluso tuppers con pizzas y bocatas. Yo tomo nota para la próxima vez, que con la tontería me pase 24 horas redondas sin comer.

EL RECINTO
A diferencia de lo que suelo hacer normalmente, esta vez opté por tirar hacia gradas. Y fue lo más inteligente que he hecho en todo el viaje. La gente joven que quería gritar y gritar se fue para el foso de los leones. El resto podía ver el concierto sentado y levantarse en los momentos clave. Estaba bastante arriba y aunque no veía bien al grupo, tenía una perspectiva perfecta del recinto. Era increíble cuando en canciones como L'aventurier (mítica, mítica, mítica) 6000 voces coreaban de pie llevando el ritmo con el brazo en el aire.

EL CONCIERTO.
M
O
R
T
A
L
¡No sé qué más decir! Se notaba que eran profesionales hasta la médula con una carrera de más de treinta años a sus espaldas. Si bien el lugar era demasiado amplio para estar en contacto con el grupo, el ambiente que se respiraba en las gradas los suplía con creces. El sonido era maravilloso y ay, madre, las canciones que cantaron. Aparte de promocionar el álbum nuevo, cayerón un montón de canciones del Paradize (Mao Boy, J'ai demandé a la lune, Marylin, Popstitute, Le Manoir, etc.) y grandes canciones míticas como Miss Paramount, Trois nuits par semaine, Troisième sexe, Tes yeux noirs, Des fleurs pour Salinger, Canary Bay, etc. Lo curioso es que del anterior disco sólo cayeran Alice et June y June. Y un trocito del Adora con una pequeña "sorpresa" por parte de Nico. En mi opinión se colaron uno de sus grandes clásicos, "SALAMBO". ¿¡Pero cómo no cayó esa maravillosa canción!? Cuando terminó el concierto me salió del alma: ¿¡Y Salambó!? La sorpresa es que el chico de al lado gritó lo mismo en el mismo momento. Incluso me dijo que bajara inmediatamente a preguntarle a Nico a ver por qué se la habían saltado, que seguro que me hacía caso XD.

DESDE LA PARTE NEURÓTICA
Hasta aquí más o menos es cómo fue el concierto. Ahora contaré un poco cómo saltó el chip de mi cabeza. Hubo dos detalles que me mataron a lo largo del concierto:

Uno. Los tonos graves de la batería y el bajo. Cuando empezó el concierto y esas notas reverberaban, juro que pensé: Puedo descansar. Mi corazón podía dejar de latir y bombear sangre porque esos sonidos ya palpitaban por él. No sé qué tenían porque no sólo hacían palpitar mi corazón, sino que se me colaban por el cuerpo.

Dos. Vida. A estas alturas creo que casi todo el mundo que lee el blog (aunque seamos cuatro marramiaus) sabe de mi distinción entre vida y Vida. Pues bien, digamos que aquello fue Vida en estado puro. Con "V" mayúscula. Esos recuerdos que perduran cuando vuelves la vista atrás, mientras que el resto se vuelve opaco. Hacía años... Sí, años, que no me sentía así. Era como haber despertado después de pasar tanto, tantísimo tiempo dormida. De repente, todo era pequeño en comparación con esa sensación de 6000 personas gritando: Moi, je veux vivre encore plus fort! Juste envie d'aller faire un tour en enfer, Juste envie d'essayer un tour au paradis... Eso me dio mucho que pensar. Porque creo que he luchado tanto por mi vida, que he dejado mis momentos de Vida bastante abandonados.

Una vez hablaba con una amiga sobre el culto dionisiaco y las grandes bacanales. Generalmente, en los cultos antiguos sólo se introducía el alcohol y las drogas cuando el culto original ya no generaba el efecto deseado. Es decir, que tampoco sería de extrañar que el culto dionisiaco original no fuera exactamente la borrachera padre. Pero si a dicho culto le quitas el alcohol y las drogas, ¿qué te queda? Pues el rock 'n roll. Y ahí quería llegar, esa música era prua embriaguez de Vida dionisiaca. De placer y estallidos.

Y, francamente, me alegro de haberlo compartido el momento con los chicos que conocí. Me habría dado pena guardármelo para mí sola o cedérselo únicamente a 5999 personas, sin nadie más cerca. Pero estar al lado de alguien que gritaba lo mismo que tú con la misma fuerza fue un auténtico puntazo.

*Ejem* *Ejem*
Está claro que para mi no podía ser un simple concierto.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Toulouse, mon amour

Por fin estoy en casa y con algo de tiempo para escribir a la carrera. Por suerte la escapadita a Toulouse terminó tan bien como había empezado y mis impresiones sobrela ciudad se ratificaron con la pateada del domingo: La gente de Toulouse es demasiado encantadora para ser de verdad.

TOULOUSE
Toulouse es una ciudad pequeñita. En un día te la puedes ver entera, o al menos los sitios más emblemáticos. Tiene una zona de jardines preciosa que grabé hasta la saciedad y un parque junto al Garona que parecía sacado de un cuadro porque juraría que en la realidad eso no existe.

Es una ciudad fría, por las mañanas hay que ir bien abrigado y lo mismo por la noche. Más o menos como solía ser el otoño en el País Vasco hace unos años. Es silenciosa y la gente no hace mucho ruido por la calle, suelen vestir de oscuro y parece que el tiempo se deslizara más despacio por allí. No, rectifico, más bien es una ciudad anclada en el tiempo.

Los domingos por la mañana vayas adonde vayas te encuentras con abuelos y padres de paseo con los nietos en la bici, jugando al futbol, empujando carritos. Yo no había visto eso desde que era una cría, lo juro. Y allí parecía ser la regla general todo el domingo... Porque se veía por dorquier. Incluso en los parques tienen pequeñas barracas (como las que se ponen en las ferias) para los niños. La ciudad está limpia, no hay nada por los suelos, no parece que haya zonas especialmente peligrosas (yo soy gafe y no me pasó nada) y todo se desliza a un tempo muy agradable.

La vista del Garona me impactó y me dio la sensación de que el río era como la ciudad. Era tranquilo, apacible, de apariencia turbia al principio (de color un poco apagado) pero increíblemente agradable y acogedor.

LA ZONA URBANA
Daba gusto pasear por las calles, simplemente. Tranquilamente, sin prisas, sin cuestas, sin escaleras, sin empujones, sin gente gritando ni dando el cante, ni queriendo hacerse el guay. Una gran avenida la cruza de norte a sur, lo que facilita mucho la orientación... De hecho, yo apenas me perdí. Y eso sí que es raro.

Si hace mucho frío para pasear también está el metro, con dos líneas que disminuyen las distancias dentro de la ciudad. Los metros son frecuentes y no hay gran caos ni a mí me parecieron peligrosos... No como en Barcelona un sábado por la noche, por el amor de Dios.

En cuanto a la comida... ¡Qué maravilla! ¡Me metí un cofit de pato que casi lloro de la felicidad! ¡Los crepes! ¡Los cafés! ¡Y ese maravilloso queso blanco con frutas del bosque! Por no hablar de lo encantadores que resultan esos rinconcitos... Hay muchos locales con ambiente entrañable y con comidas hasta rebosar por 12 euros.

LA GENTE
La próxima persona que diga que se va a Francia a eliminar franceses, me lo cargo yo a él. No había encontrado a gente tan amable en mi vida. Recordemos que yo no hablo francés y todo el mundo intentaba ayudarme en inglés y castellano... Que junto con mi chapurreado francés, ya logró mucho.

Y no es por decir. Basta con ir por el centro de Toulouse (con las pintas) y un mapa abierto para que la gente se te acerque cada dos por tres preguntando de dónde eres, si necesitas algo, si estás perdida y para que te hagan recomendaciones: Al fondo de esta calle está la catedral, gira por aquí y ya verás qué pinta, un poco más allá hay una exposición de cerámica, a las dos hay organizado un partido de petanca, soy promotor de arte si vuelves a Toulouse avísame y organizamos una reunión para que conozcas gente, ¿del País Vasco? Yo soy jugador de cesta punta profesional.

Yo pensaba que todo esto se había perdido en las ciudades...

MIS NEURAS
Er... Ansèlm vivía en Toulouse. Lo he decidido, y hasta sé la dirección. Calle Durheim, número 39... Tiene la puerta a la calle violeta. La casa de campo donde lo llevaron sus padres siendo un crío también cae a las afueras de la ciudad. Tengo un video precioso (desde el bus) con imágenes de una colina en medio de la nada y un bosquecillo a un paso. Cae a unos 40 kilómetros de Toulouse.

PERSPECTIVAS
Me muero por volver o pasar allí otro par de días. Que te llamen mademoiselle es algo divino.

Y hasta aquí por el momento, que tengo que ponerme a currar. Hoy a la noche o mañana, la review del concierto. Gracias a todo el mundo por los comentarios. En cuanto termine con la review del concierto, pasaré a reseñar unos cuantos libros que he leído últimamente para cambiar un poco la temática.

lunes, 19 de octubre de 2009

Si vous êtez les garçons qui van voir le concert d'Indochine avec una fille de Barcelona (visca Barça), je suis cette fille. S'il vous plait, écrire-moi un message. Et oui, je parle seulement un peu de français. Le concert d'hier soir c'etait fantastic! Mais ils n'ont pas chanté Salambo!

Al resto ya os digo algo mañana. XD

sábado, 17 de octubre de 2009

Meteoro y yo hemos llegado sanos y salvos a Toulouse. Nada más poner los pies fuera del autobús he comprendido que hice lo correcto al decidir venir. Hacia tiempo, mucho tiempo que no me sentía así.

Tampoco hay mucho que decir, porque he llegado a la ciudad que casi eran las seis de la tarde. El viaje en autobús ha sido agradable y me ha dado tiempo a dormir todo lo que no dormí anoche por estar trabajando, je, je. Sólo mencionar que dos veces nos han parado en aduanas y la segunda todo el mundo se me ha reído en la cara cuando me han preguntado a qué venia. ¿Tan raro es hacer un viaje de siete horas en bus para ver un concierto? ¿La gente ya no hace locuras o qué?

He visto sólo los alrededores del hotel pero Toulouse parece una ciudad encantadora. Es de otoño frío, de gente sería y de silencio por las calles. Todo se ve un poco triste y ajado por estas fechas, pero seguro que en primavera tiene una luz encantadora. Y a diferencia de lo que me venía diciendo la gente, los franceses de esta zona han sido todos encantadores. Hoteles, restaurantes, autobuses, taxistas. Siempre con una sonrisa de oreja a oreja y mira que hablo poco francés, pero de momento no he tenido ningún problema de comunicación... A excepción de decir finamente que no al recepcionista del hotel que me ha tirado los trastos y no me ha dejado salir en media hora. Por no mencionar que yo evidentemente voy con mis pintas y no he recibido ni una sola mirada de reproche. Estoy empezando a pensar en pasarme una semanita al año aquí...

¿Qué más? Bueno, sí. Que he hecho una entrada triunfal en la ciudad... Doy dos pasos alejándome de la estación y lo primero que me ocurre es que me caga un pájaro (gigante) en la cabeza y todo el cuello del abrigo... ¡Lo que me ha costado sacarlo, señor!

Pero está siendo divertido. He cenado sin preocuparme por el dinero con unas vistas preciosas, he estado una hora en una bañera con agua caliente y ahora estoy metida en una cama de madrugada para mí solita mientras escucho... H.I.M. XDDD Y luego, con un poco de suerte me pondré a escribir hasta mañana por la mañana. La habitación es climatizada, así que no voy a pasar frío aunque fuera haga ahora unos -3 grados.

Intentaré acostarme pronto, que mañana quiero madrugar para paterme al menos media ciudad. Como ver museos me quitaría demasiado tiempo que no tengo, me he decantado por recorrerme los canales (preciosos) y los jardines de toda la ciudad. Y luego tirar directamente para el concierto... A ver si me acuerdo de preguntar mañana hasta qué hora funciona el metro, porque tendré que tenerlo en cuenta digo yo.

Hacía tanto tiempo que no desconectaba de todo... Incluso me da la sensación de que las calles aquí son más tranquilas, que la gente va más despacio. Que no hay tanto ruido. Me gusta esa sensación, aunque imagino que debe de ser por el frío, que no dan muchas ganas de quedarse en la calle.

Y después de esta crónica tan insíida, me voy a escribir un ratito y a dormir. Y a ver si mañana puedo comentar algo más... Fotos no hay, pero estoy sacando video e todo. Yeah!

Sweet dreams a todo el mundo. Yo voy a dormir como no lo había hecho en años... Esto tengo que repetirlo o hacer cambios en mi vida. O ambas cosas.

viernes, 16 de octubre de 2009

Hoy me siento...

Hoy me siento como Ender. Con la presión hasta arriba con cien imposibles, con la moral apabullada y sin embargo mi mente sigue funcionando.

Vuelve a encender la luz de mi locura,
La realidad nunca estuvo a mi altura.

Ayer lo oí en una canción y me pareció precioso.

miércoles, 14 de octubre de 2009

Insomnio

A veces consigo dormir, y mientras duermo descanso. Puede que sea una vez entre mil, o una noche de cada millón; lo cierto es que con el paso de los años se pierde la cuenta.

Tal y como siempre sucede con las grandes pesadillas, uno se olvida de cómo comenzó. Cuál fue el detonante y qué o quién pulsó el detonador. La cuestión es que un buen día abres los ojos y comprendes, muy a tu pesar, que el descanso te ha sido y te será, por siempre, vedado.

Lo llaman insomnio o cucarachas en la almohada. Yo creo más bien que es una maldición ocasionada por el incumplimiento de un contrato. Dios, El Diablo o un puto unicornio rosa invisible y para colmo de males yakuza... Importa una mierda quién sea el beneficiario.

Tú solo sabes que por las noches te asomas a una ciudad de metal y cemento que duerme apaciblemente, mientras a ti te toca cagarte en los muertos de todo dios desde la ventana. Maldices y esputas desde el alféizar pensando que la carne de un caballo cornudo tampoco estaría tan mal, al menos si así acabaras con el problema y lograras echar una cabezadita a modo de siesta. Y piensas... que acaso vendiendo tu alma al diablo conseguirías librarte del unicornio. Claro que después el que te robará el sueño será el anticristo de los cojones en lugar de la yegua fosforita. Siempre hay algún hijo de puta que viene a joderte la noche. Así que, simplemente, sigues fumando y pensando a quién le caerá la ceniza de la colilla encendida. Porque te aseguro que a esas alturas lo que te queda entre los dedos es precisamente eso: una triste colilla.

Cuando ya no puedes más, cierras la ventana con toda la mala hostia que has acumulado en los últimos años y encima te jodes la mano porque el postigo rebota.

---------------

Ya ni siquiera recuerdo de dónde ha salido este monólogo ni quién lo decía. Creo que al hombre lo llamaba "búho" y su misión era mirar a través de la ventana vigilando algo por las noches. Madame Tarántula le había prometido el descanso durante el día, aunque omitió mentar el detalle de que estaría condenado a una existencia tan vampírica como cataléptica. Y tenía una clave... Una clave de algo que ahora mismo no recuerdo... Pero uno de mis gatos lo asaltó en plena noche. Semejante machambrado mental.

martes, 13 de octubre de 2009

Utilidades varias



Nunca hubiera dicho que mi tatuaje pudiera llegar a resultar tan práctico. Así acabo mi noche ayer, después de revivir uno de mis peores terrores con Freddy Krueger. Creo que la escena de intentar cerrar una puerta de doble hoja mientras asomaba la mano del malo (con bolis destapados a modo de cuchillas) va a quedar en mi mente para siempre. Y eso que estaba (y sigo estando) algo enferma.

Día que pasa y día que sigo pensando que debería empezar a comportarme como una persona de 26 años. Pero es que entonces no tendría nada que contar. Aunque dudo mucho que a alguien pueda interesarle esto @_@.

En fin, la culpa fue del cha-cha-cha.

domingo, 11 de octubre de 2009

Nostalgia



Siempre quise ir a L.A.
dejar un día esta ciudad.
Cruzar el mar en tu compañía.

Pero ya hace tiempo que me has dejado,
y probablemente me habrás olvidado.
No sé que aventuras correré sin ti.

Y ahora estoy aquí sentado
en un viejo Cadillac de segunda mano
junto al Mervellé, a mis pies mi ciudad
y hace un momento que me ha dejado,
aquí en la ladera del Tibidabo,
la última rubia que vino a probar
el asiento de atrás.

Quizás el "martini" me ha hecho recordar
nena, ¨por qué no volviste a llamar?
Creí que podía olvidarte sin más
y aún a ratos, ya ves.

Y al irse la rubia me he sentido extraño,
me he quedado solo, fumando un cigarro,
quizás he pensado, nostalgia de ti
y desde esta curva donde estoy parado
me he sorprendido mirando a tu barrio,
y me han atrapado luces de ciudad.

El amanecer me sorprenderá
dormido, borracho en el Cadillac,
junto a las palmeras luce solitario
y dice la gente que ahora eres formal
y yo aquí borracho en el Cadillac
bajo las palmeras luce solitario.
Y no estás tú, nena.


No sé si es exactamente nostalgia o la sensación de que el tiempo se nos escapa de las manos y nos hacemos mayores.

A veces me pregunto qué queda al final cuando echas la vista atrás. ¿Bailar una noche entre aspersores que empiezan a funcionar? ¿Carreras de coches por Barcelona en un descapotable con un pato de peluche? ¿Que te cojan en brazos y te dejan sobre en jardín de flores? ¿La vez que te llevaron a casa en coche? ¿O cuando pasaste media noche abrazada en unas escaleras de piedra? ¿Decir adiós para siempre? ¿Recorrer media Barcelona de taquilla en taquilla en busca de un libro fantasma? ¿Abandonarlo todo una tarde y terminar sentada en Sitges en pleno otoño comiendo pipas? ¿Llegar a las cinco de la mañana y sentarte junto al mendigo que estaba al lado de casa? ¿La cara más bonita que has visto en tu vida en la biblioteca? ¿Cuando te llevaron en brazos por la mitad de la calle después de pegar la nota en un karaoke? ¿O una borrachera imaginaria volviendo descalza a casa con una pizza? ¿Gritar sobre los bancos de la calle? ¿Ver el amanecer llorando y pensando que nunca más volverá a pasar?

Cada vez son menos los momentos. Cada vez menos... La gente alrededor se va haciendo mayor y la locura se esfuma de sus vidas. Volvemos pronto a casa porque al día siguiente trabajamos, no salimos porque estamos a gusto en casa y no nos arriesgamos a hacer algo fuera de lugar. Y sin embargo, me doy cuenta de que lo único que perdura a la larga son momentos como esos gritos en el coche.

Renunciamos a lo único que es verdad y que nos puede quedar cuando nos volvamos grises y viejos. Los recuerdos de haber tenido una Vida. De haber reído, y gritado y llorado a pleno pulmón. Todo a pleno pulmón...

Qué ganas de llorar... ¡Sólo te pido un momento más! ¡Sólo un momento más!

sábado, 10 de octubre de 2009

From Hell...

Querida Artemis:

¡Ay, chica! ¡Que no sabes lo que me ha pasado! Si es que no sé ni por dónde empezar, ¡lo que no me ocurra a mí! En serio, voy a tener que hablar con el aita a ver si les dice algo a las chicas del destino ¡que me tienen la madeja embarullada!

A ver, te cuento. Estaba tranquilamente por ahí con las ninfas cuando ya me he hartado de tanta niñata haciéndose la chachi y me he largado con viento fresco. ¡No, no me he liado con el Bóreas por muy mono que sea! ¡Que te veo venir!

Pues eso, que me he puesto a recoger flores tan tranquilamente y claro, me he atontado. Y cuando iba a coger una especialmente chula ¡va y se abre el suelo y yo me caigo de morros! ¿Te acuerdas cuando estuvimos en Delfos? Pues lo mismo, de piños contra el suelo al tropezar con una grieta. Aunque por lo menos tu hermano y el Dioni supieron darle uso montándose ahí el chiringuito.

¡Pero es que esta vez ha sido incluso peor! La grieta se iba abriendo tanto, que ya me estaba temiendo haberla liado parda como la Pandora. Cuando de repente... ¡Que me veo un señor en un carruaje negro! Tía, como lo estás leyendo. Ahí con los caballos y todo.

Figúrate tú el susto que me pego, con lo mal que llevo las emociones fuertes. Cuando me he querido dar cuenta, el muy bruto me había agarrado y no me soltaba. Entre Ganímedes, Narciso y esta peña la metrosexualidad esta a la orden del día y es algo que no soporto, ¡pero esto ya pasa de castaño oscuro! Ya verás cuando la ama se enteré... Entonces sí que se va a armar. Puf. Como se lo tome muy a pecho y se enfurruñe... Ya sabes que cuando se pone, se cruza de brazos, dice "pues ya no quiero" y no hay quien la saque de sus trece. Como si el mundo se viene a pique, que a ella le da igual.

Pues eso, que el muy mameluco me ha traído a su casa. ¡Y qué casa! Esto es enorme y hace un fresquito guay. De hecho, como residencia de verano molaría cantidubi. Es un palacio enorme y siempre hay gente yendo y viniendo. Creo que te gustaría, ¿sabes? Puedes encontrarte con gente que pensabas que no verías nunca. De hecho, acabo de estar hablando con Tiresias para ver si me dice cuándo me caso. Pero me ha dicho que lo ve todo muy negro.

Y no sé qué más contarte... ¡Bueno sí! ¡Que también hay una especie de gondolero que está en los huesos de tanto trabajar! Y el tipo rancio este también tiene una mascota supermona que se llama Cerbi. Tiene tres cabezas, pero te acostumbras en seguida. Además está educado para que te traiga el periódico, las zapatillas y la pelotita para jugar, todo a la vez. Le encanta que le rasquen la tripita.

Eso sí, creo que la he liado un poco. ¡Es que la comida me pierde! Mira que solo eran unos granos de granada-de-nada (ay, qué graciosa soy) pero me han sentado de mal... ¡Uf, vamos! Yo creo que tendré que quedarme aquí como medio año para recuperarme.

Oye, a ver si puedes encontrar a mi ama para decirle que yo esteoy bien. Que esto me gusta y aunque este señor parezca un rancio y un borde en el fondo es un cacho de pan. Pasa muy desapercibido, tanto que casi parece invisible. Seriote y esas cosas pero nada más.

Voy a dar un paseo por el laberinto que hay junto a la casa, a ver qué tal. Creo que me acostumbraré en seguida a este sitio, aunque necesita una mano femenina. Lo bueno es que hay mucha ropa negra y ya sabes que a mí el rollito oscuro siempre me ha molado. Verás, si al final habré encontrado mi vocación frustrada.

Cuídate mucho, guapa. ¡Nos vemos cuando vuelva!
Koré/Perséfone

P.D. Ya sabes que últimamente tenía una crisis terrible con mi nombre.

----------------------------------------

Creo que necesito dormir. MUCHO.

jueves, 8 de octubre de 2009

El vestido...

Para mí, ése es siempre el vestido.

Me ha costado sangre, sudor y lágrimas, pero en el servidor de la Universidad Autónoma de Barcelona por fin consta que soy licenciada. ¡Mi expediente está cerrado! El último trabajo, el de alquimia, resultó especialmente mortal pero saqué un 9. Mwa, ja, ja, ja.

Así que, aunque mi economía deje bastante que desear, me he permitido un pequeño capricho para celebrarlo. Nunca he festejado mi cumpleaños, ni los grandes acontecimiento como comprarme una casa o sobrevivir a un pico de trabajo. Me lo tomo todo con una normalidad y filosofía que dan asco...

Pero últimamente me he dado cuenta de que algunas cosas hay que celebrarlas comprando tarta para todos, quedando para cenar o haciendo un brindis. No es porque necesite premios; no, no creo que sea algo tan pragmático.

Es más bien que en los últimos años se está perdiendo el don de atribuirle a cada cosa el valor que verdaderamente merece. Si algo es importante, hay que hacer que SEA IMPORTANTE. Si no, la vida se escurre entre las manos sin haber disfrutado ni vivido las cosas en su grandeza.

Creo que estoy llevando la justificación de mi consumismo a unos extremos insospechados. Sea como fuere, mi vestido:

Así que ahora estoy a la espera de esto. ¡Falta un poco menos para conquistar el mundo! Esto me da un mínimo de presencia +15 o algo así.



P.D. Me alegro de volver a pensar que de verdad puedo con todo.

;;

Template by:
Free Blog Templates