miércoles, 1 de julio de 2015

Eye of the Tiger



Tengo una duda existencial, ¿realmente existe alguien a quien no le guste esta canción? ¿En serio? ¿Puede haberla? Venga, va, todos nos la hemos puesto de fondo alguna vez como paradigma de la power song definitiva. Cada vez que la escucho, me veo probando mi gancho de izquierdas contra la obra completa de Nietzsche en un congelador rodeada de carne bajo cero. Sí, creo que en estos momentos esa es la imagen mental que más concuerda con el estado de mi tesis.

Tesis, sí, señores, porque años después de equivocarme de camino radicalmente en cuanto a lo que quiero hacer con mi vida, he vuelto a la universidad. Máster en Humanidades, Doctorado en Humanidades. En ese cuadrilatero me encuentro ahora, pero con bastante menos glamour que Rocky. Lo mío son las obras de Schopenhauer, de Nietzsche y Kierkegaard, y generalmente son ellos los que me dejan K.O. a mí. A Friedrich se lo consiento, va, que ya hay confianza, pero no al pesimista de Schopi. Como venganza he decidido tomar todos mis apuntes sobre su filosofía en color rosa y adornarlos con flores y corazones supurantes de felicidad. Se lo tenía que haber contado hoy al tribunal del proyecto.

No ha ido mal, me han dado luz verde después de criticar todo lo que había que criticar. Eso significa que ya puedo centrarme en Demian, Dorian y Orlando felizmente y sufrir en el ámbito de la literatura, que está bastante más cerca de mi ámbito de sufrimiento habitual. Es una lástima que la redacción de mi proyecto haya quedado tan pobre y sé precisamente cuál es la causa. Tanto tiempo pensando en las ideas de otros me ha pasado factura; se me ha olvidado cómo hablar de las mías. Esa parte está oxidada, he perdido confianza en mis propios desarrollos argumentativos. Y mira por donde esa es la parte que mejor parada ha salido del proyecto (¡creo que esto merece poner el vídeo en bucle un ratito más!).

Sinceramente, cariño, creo que tengo un grave problema a la hora de establecer prioridades. Acabo olvidándome siempre de lo que mejor me hace sentir y de poder contarlo aquí.

2 comentarios:

Tiberio dijo...

Duro con Nietzsche, que es bajito y no aguanta una hostia bien dada!

Ánimo con las humanidades :)

Addictive Epicurean dijo...

Sí, pero cómo pega el muy condenado. Nah, en realidad estoy disfrutando mucho de la tesis y de momento voy pasando todos los filtros.

Espero que las cosas también vayan bien por ahí. :)

Template by:
Free Blog Templates