sábado, 16 de julio de 2011

La delgada línea

El otro día la volví a ver: Vespertia. La delgada línea que separa la realidad y la ficción en la que comenzó todo. Seguía como siempre, no había cambiado. Aunque no es de extrañar, dudo mucho que hay alguien más la haya visitado en mi ausencia, al margen de algún niño perdido con una pesadilla ocasional. Lo que me llamó la atención es que no había perdido ni su fuerza ni su color. Continuaba inmaculada, envuelta en niebla, y me provocaba la misma sensación de extrañeza y hogar en la boca del estómago.

Siempre la había intuido de un modo u otro, sabía que tenía que cuadrar como cualquier otra pieza del puzle. Sin embargo, no comenzó a manifestarse hasta hace un par de semanas, en sueños. Hasta que finalmente todo encajó, aunque hiciera falta ir a urgencias de noche y salir dopada como un caballo para verlo.

Ahora el cuaderno en el que tomo notas de traducción o detalles curiosos está lleno de garabatos en boli rojo. Palabras sueltas, que de algún modo sé que guardan relación en el microuniverso de mi cabeza. El límite, los árboles que hablan, le ciel, Lucía, Vespertia, urbano...

Cuando todo por fin ha estallado, mis nervios, mi cabeza, mi histeria, me siento culpable por haber abandonado el límite, el hilo, la línea entre la realidad y la ficción que vi por primera vez hace años. Pero cuesta tanto conciliarlo todo a ciertas edades... Con 28 años, hipoteca, trabajo y pareja ya no puedes moverte en los hilos como antes. Te haces mayor... Y sin embargo sabes que el mundo se te comerá si no guardas esa otra mitad que aprendió a bailar al otro lado del espejo.

3 comentarios:

Karstiel dijo...

Sin duda, el mundo es un lugar extraño que te puede devorar de maneras tan extrañas que, en muchas de ellas, ni cuenta te das de que ya no existes :S

Drizzt dijo...

¡Felicidades por la nueva situación sentimental de la que los lectores lejanos no sabíamos nada!

Y ahora sobre el tema del día y con su permiso un poco de s p a m (que le prometí mas detalladamente al Sr. karstiel). Referido a la monotonía del día a día ha empezado un anime josei/seinen en la TV de Japón: Usagi Drop Lo mismo el manga está licenciado en ejpain y la Stra. lo ha traducido o traducirá. El tema es que cuenta la historia de un salaryman soltero-sin-pareja de 30 (+- la edad de los que nos pasamos por aquí) que tiene hacerse cargo de una niña de 6 (hija ilegítima de su abuelo) a la que la familia rechaza. En el tema del ciudado infantil no entro, pero el día al dia del salaryman... de buena que es la serie te deja con un sabor agridulce como de identificación.

Bueno, que la veais :D, muy buena y el OP muy potito. Y Vd. Karstiel el 1º en verla :P, junto a la peli china aquella :P x 2

Addictive Epicurean dijo...

Karstiel=> Qué razón tienes... De jóvenes todos creemos que nos vamos a comer el mundo. Al cabo de unos pocos años la vida real nos ha devorado a nosotros. Intentas que no sea así, pero tras los días de desgaste (no hablo de monotonía, que no es tan mala) apenas te das cuenta de que existes. Vives porque respiras, pero en algún lugar del camino te dejaste los pedacitos de lo que eras. Y al final todos nos apagamos. Suena a cría, vale, pero... "No quierooooo".

Drizzt=> Gracias, Drizzt. :) Aunque hace ya tiempo que estoy así... Un añito y medio más o menos. Lo que pasa es que soy tonta y aun a sabiendas de que me sienta bien llevar el blog y pensar por escrito, he estado un poco chafada para pasarme por aquí. *sigh* Me da rabia, no te creas. No me extraña que estos temas empiecen a dejarse ver en series y otros productos de creación. Tal vez sean sólo imaginaciones mías, pero me da la sensación de que esa monotonía/apatía/el peso de los días se va extendiendo como la peste negra. O igual siempre ha estado ahí, pero ahora que nos toca a nosotros lo vemos mucho más claro...

Template by:
Free Blog Templates