jueves, 7 de agosto de 2008

Momentos surreales de mi vida

Antecedentes: Frases que mi boquita dijo ayer por la tarde.
1.- Pero los príncipes azules sólo salvan a princesas.
- Los príncipes azules no existen.
- Sí que existen, pero la historia se acaba después del "fueron felices y comieron perdices", y cuando se echa el telón...
En mi mente el típico príncipe azul, alto, rubio, ojos azules... blah blah blah.

2. - ¿Dónde esta la vida? Sentirse vivo y esas cosas.
- Y añado, como un torrente de energía, pura, intuitiva.

Pues cuidado con lo que deséeis, chicos, que se puede hacer realidad.

Sudada como una cerda a las nueve y media de la mañana habiéndome duchado media hora antes, estaba esperando al metro. Como todos somos por las mañanas: ojeras hasta los pies, pelo revuelto y cara de mala-hostia-no-te-me-acerques-que-muerdo-guau.

Pues eso, que la cuestión es que estaba esperando así el metro, cuando veo que baja un grupo de 4-5 punkis y uno de ellos con una bueeeeena borrachera. Yo no sé qué tengo que atraigo a todos los borrachos y locos de Barcelona... Que me ve y se me planta delante con una sonrisa de oreja a oreja: ¡Buenos días!

Y yo en estado de shock recién levantado... No se me ocurre otra cosa que decir: ¡¡Buenos días!! (^_^)/. Y el chico se me emociona... "¡Me llamo XXX!" Y ahí me empiezo a extrañar. Con el miedo que me da la gente... y no estaba asustada. Hmmm... Así que me dice Lizzy: "Habla o hablo yo". Y le digo "¡Pues yo me llamo YYY!". Y pensaba que se callaría o algo... ¡Pues no! ¡Dos besos impregnados de cerveza! Y por fin llega el tren...

Se abren las puertas. Entro. Entra. Y pensando que la historia se ha acabado, se pone a gritar: ¡Buenos días a todos! ¡Vamos a intentar sacarles unas sonrisas de primera hora!

Y entonces he mirado a la gente del vagón con caras secas. Haciendo que no ven, haciendo que no oyen. Queriendo llegar a su lugar de trabajo para seguir amargados tranquilamente. ¡Señores, que alguien les está ofreciendo VIDA! ¡Alegría a las nueve! Un empujón para que tengas un buen día...

Así que me he empezado a partir el culo en medio del vagón con toda la gente mirando. *ehem* *ehem*

Llego a Urquinaona. Hago el trasbordo y pienso que por fin se acaba la historia... ¡Pues no! El señor XXX echa a correr, se me pone al lado y me empieza a dar conversación. No había estado en una situación tan surreal en mucho tiempo... Haciendo el gilipollas por el trasbordo con él y la gente mirando, y a mí sin importarme. Había ganas de bailar al son de un acordeón a las nueve de la mañana. Y en esto que le miro: 1.80, rubio, ojos azules, vestido de azul y blanco y encima guapo. ¡Juro que era un enviado de la Reina Araña! ¡O que por lo menos Ella hablaba a través de su sangre destilando alcohol!

"Había mucha gente en el metro... Pero tú no eres como ellos. Tú no eres como nadie. ¿Qué ven tus ojos?" => Flipando. Que fuera de contexto son frases muy comunes, pero en boca de la Reina Araña (¡PORQUE ERA ELLA O UN ENVIADO!) cobran otro valor. "Eres guapa... pero no sólo eso... vida, elegancia". Y yo ya en estado shock anafiláctico de esos que salen en House. "Hoy me pillas mal, pero puedo ser un caballero". Y yo partiéndome, llorando en el pasillo del metro sin poder dar un paso más, apoyándome en él porque me moría de la risa.

Llego al trasbordo y nos encontramos con sus amigos. "Tú te estabas riendo en el metro, ¿no?" Pues sí. "Muchas gracias" Gracias a vosotros, que me voy al curro contenta. Y me dan todos la mano. "Deberías sonrerís más". ¿¡Qué coño tiene la gente con que sonría más!? Musicos callejeros, franceses borrachos, amigos de franceses borrachos...

Y XXX me agarra. "Dame tu número" Y una mierdaaaaaaaa. "Vale, pues mira... te doy el mío. Llámame y te mostraré Vida". Y, efectivamente, no me ha soltado hasta que he apuntado el número. Será un bonito recuerdo en mi móvil.

En sí tampoco es algo tan grande, ni tan importante. Pero hacía tiempo que no sentía ese tipo de vida proveniente de una persona a raudales... Y me he podido alimentar de ello. Soy incapaz de generarla por mí misma, por eso muchas veces me quedo enganchada a gente que me aporta alguna emoción (aunque sea dolor), ya que la vida está bastante más cotizada y es mucho más difícil de conseguir. Ha sidouna conciencia de "ser" y "estar". Y un hálito de vida tan directo, tan primigenio, puro, surgido de las entrañas, sin retorcimientos. Como chocarme con un Baco, o un príncipe azul demente. Tan primigenio y puro como la locura.

Sentir que puedo seguir viviendo es algo bonito. Tal vez haya otras oportunidades también. Tal vez yo también debería dar algo así a la gente... O igual lo mío sea otra cosa. Me ha dejado dándole vueltas a muchas cosas... Ey, he sido feliz. Mi pequeño cuento de hadas y un bonito telón descendiendo en el momento oportuno. Cuando la historia termina perfecta.

Es otra historia que contar en el metro.

4 comentarios:

Black Hole dijo...

El mundo es un lugar extraño en el que pueden pasar todas las cosas más increíbles que te puedas imaginar o ninguna de ellas. Alégrate por ello ^^

Addictive Epicurean dijo...

Mis pequeños cuentos de hadas. Que caen como una piedra deminuta en un estanque, pero cuyas ondas se expanden y se expanden y se expanden... Y hacen pensar. Un chute de momentos bonitos. Lo peligroso, como siempre, es desarrollar una dependencia.

Señora Anónima dijo...

Es el encanto del siglo XXI, en que un baco-príncipe-azul-demente puede cruzarse y festejar con la más alta y misteriosa dama. Por lo menos no te vendió un cuento, pero es de suponer que alguien de su condición no vende cuentos, sino Buenos Días...
Es como lo cuentas, tu fuerza vital, tus tesituras, tu enredadera... y esa magia. Sí, da que pensar.
Y creo que, pensando, me he dado cuenta de pq lo primero que me dijo una de las últimas personas que quiso acercarse a mí de algún modo fue 'es que no quiero que te asustes y te vayas'.
O cada día soy más gatuna o más esquiva/antisocial ¬¬

Moroboshi dijo...

Pero era un punki (sic) o un tío rubio ojos azules etc etc? Tengo que ir en metro un día contigo. O mejor: te seguiré cual acosador y te miraré desde lejos, a ver qué haces o qué te pasa en el vagón. Tiene que ser muy interesante.

Template by:
Free Blog Templates