miércoles, 18 de noviembre de 2009

Turisteando

A pesar del ajetreo y que esto de descanso no tiene nada, me he dado cuenta de que hacer este viaje es la mejor decisión que he tomado en mucho tiempo. Tanto, que estoy pensando en repetirlo. Confieso que estaba un poco preocupada por el hecho de viajar sola en un país cuyo idioma no conozco, pero la verdad es que me he sorprendido al ver cómo me desenvuelvo. ¡Bien!

Ahora empiezo a creer que una persona no se conoce a sí misma hasta que no viaja sola al menos unos días. Nos conocemos en el día a día, en el territorio familiar, pero no en lo desconocido. Creo que hasta que no ves cómo actúas en situaciones completamente nuevas, desconoces al cien por cien tus reacciones.Lo mejor de viajar, creo yo, es la sensación de que cualquier cosa puede ocurrir. Y como estás sola, tú eres el único recurso con el que cuentas en ese momento.

Yo, por ejemplo, hasta ahora casi nunca había viajado. Pero he descubierto que depués de una semana empiezo a economizar acciones y organizarme. Lo voy haciendo un poco sobre la marcha, pero es bonito ver cómo todo va llegando de manera natural.

EQUIPAJE
Siempre viajo con una maleta pequeña (para ropa y cosas de aseo) y una mochila a la espalda (cargadores, portátil, Nintendo DS, Ipod, libros, billetes tren, planos de hoteles, cuaderno de notas). Y dentro de la mochila guardo el bolso para cuando llegue a la ciudad poderme mover con algo mas cómodo y en lo que llevar tan solo lo esencial. El dinero, el DNI, el móvil y las gafas los llevo siempre en un cinturón con bolsillos super fashion de la muerte que me compré de Black Peace Now pensando en esto. Todo menos renunciar al glamour...

OBSERVAR EL PARAJE
Una vez llego a una estación de tren, tengo los ojos bien abiertos. Localizo el baño (fundamental), el puesto de información, la poli, los planos, salas de espera, números de enchufe, localización de los paneles con los trenes, etc. Es mejor tenerlo claro desde el principio que luego andar con prisas para localizar alguno de los servicios (sí, hablo de los baños). Además, saber dónde está cada cosa viene muy bien para evitar hacer viajes en balde y economizar el tiempo. Es defecto de profesión por ir siempre a la carrera. Y también por viajar sola... No tienes más ojos que los tuyos para saber cómo arreglar cualquier cosa que pueda surgi. Además, ser consciente de estas cosas te hace caminar segura, algo importante cuando eres mujer y viajas sola. Que parecera una tontería, pero no es lo mismo ser un tío de 1,80 y unos brazacos como el tronco de un árbol, que una mujer de 55kg que apenas puede con la maleta.

HOTEL Y PRIMERA RONDA DE RECONOCIMIENTO
Lo primero es ir al hotel y descargar para poder moverse con mayor agilidad. Siempre llevo un plano con las direcciones estudiadas, la dirección por si necesito un taxi y una copia del plano de metro o tranvía del lugar. Cuando llego al hotel y dejo las cosas me aseo y lo primero es pedir un mapa de la ciudad. Cojo lo esencial, lo meto en el bolso y me planto en una cafetería con un boli para ver qué zona me interesa visitar. Como generalmente siempre llego por la tarde a los sitios, el primer día es una ronda de reconocimiento en el que trazo el perimetro de la ruta que seguiré al día siguiente y voy viendo en qué sitios quiero comer... (turismo gastronómico, ehem, ehem). Como oscurece temprano sólo tengo 3-4 horas para hacerlo, así que tampoco da tiempo a mucho más.

TEMPRANO AL HOTEL Y APROVECHAR LAS MAÑANAS
Pues sí, como andar sola de noche me da un poquito de cosa suelo volver al hotel a primera hora y me levanto nada más amanece para aprovechar bien el día y las horas de sol. Que si no empieza a hacer frío y no quiero... Aunque he de decir que no puedo quejarme del tiempo que estoy teniendo.

Otra de las cosas curiosas es el tema de la alimentación... No me sé pautar. No sé parar para comer. Así que he decidido desayunar fuerte, muy fuerte, tods los días y volver a comer a las 7-8 antes de volver a la habitación. Como no soy de las que pasan hambre...

YOUTH HOSTELS VS. HOTELES
Pues personalmente voy alternando, la verdad. Una ya tiene una edad y requiere una paz y tranquilidad... Así que cuando el dinero lo permite una habitación individual con una bañera de agua caliente es algo así como agua de mayo. Pero nada tiene tanto encanto como un hostal de mochileros donde te encuentras con gente de todas partes que te cuenta todo tipo de historias. Tú les cuentas la tuya y de repente te revelan la verdad absoluta sobre tus problemas en cuestión de minutos. No sé... Este tema de los encuentros me gusta, me gusta.

Y ESO
A ver si subo fotos o digo alguna cosa más interesante que éstas... ¡Pero, jo! ¡Estoy orgullosa de mí misma! Que es la primera vez que hago algo así y lo estoy disfrutando. Me gusta, sobre todo, la sensación de tener la mente alerta. Además el cuerpo tiene que soportar el trote, y eso me obliga a comer un par de veces al día. Hay situaciones inesperadas, lugares inesperados, maravillas inesperadas y momentos inesperados. Tienes que planear, organizar, economizar tiempo (porque te vas a los dos días)... Es tan diferente de la vida habitual que resulta refrescante. Estás despierto y vivo... Y puedo decir que después de meses sintiéndome tan mayor, tan vieja... Bueno, que me he dado cuenta de que en cierto modo sigo siendo joven. No sé, hacía tiempo que no me sentía así.

Er... me encantan mis post sin sentido para desahogarme. Jis, jis, jis.

3 comentarios:

Black Hole dijo...

Pues sí, srta, eres una personilla con recursos y aventurera ^^ ¡Lástima que no fueras con un parche y unas botas piratas! ;P

Drizzt dijo...

He comentado donde no debia, en el post anterior XD

Moroboshi dijo...

Liz, que no vuelves! Que no te vemos más el pelo! Me alegro de que te lo estés pasando tan bien, te lo mereces!

Template by:
Free Blog Templates