lunes, 28 de junio de 2010

¿Qué tuvieron los ochenta? Muchas cosas. ¿Y cuánto daño hicieron? Mucho también. Eso sí, nos legaron un sinfín de clásicos inmortales en todas las categorías. Entre ellos, el ya desaparecido guaperas ochentero. Vivió pocos años, pero perdurará para siempre.

El guaperas ochentero muestra unos rasgos claramente reconocibles que lo hacen irresistible. Ese pelo desgreñado, esas gafas de sol, esa camiseta blanca, esa chupa de cuero y esos vaqueros ajustados hasta la cintura. Obviamente, acepta variaciones pero éste es el esquema principal.

Tal vez uno de los primeros que salta a la mente es Nick Rivers, protagonista de esa gran película titulada Top Secret y que nos legó frases tan maravillosas como "El perro de San Roque no tiene rabo." "Sé de buena tinta que Ramón Ramírez se la ha cortado".


He aquí otro par de ejemplos extraídos de películas, en ambos casos de terror: Razas de noche y Jóvenes ocultos. Muy grandes ambas... La primera más seria que la segunda (y con una estética brutal en los monstruos); y la segunda simplemente desternillante.





No obstante, donde más presencia tuvo el guaperas ochentero fue en el mundo de la música. Aquí algunos vídeos de ejemplo para todo aquel que quiera degustarlos. Que ya sé que sois pocosy cobardes y que nadie se atreve con estas cosas. Si es que nadie valora la cutrez como se merecería... Con lo entrañable que es. Aysh.


A-ha - Take on Me. (¿Puede haber alguien a quien no le guste esta canción?)



Ken Laszlo - Hey, hey, guy (demasiado grande para ser real)



Bruce Springsteen - Dancing in the Dark (con maravilloso bailoteo incluido.)



Trans X - Living on Video (adoro a esa mujer que sale.)



Eddy Huntingtono - USSR (es imposible que este hombre le caiga mal a nadie, iiih.)



Hasta aquí mi pequeño homenaje a los guaperas ochenteros, se agradece cualquier tipo de sugerencia. Y sí, es difícil pensar en algo que contar todos los días. Luego salen este tipo de cosas.

5 comentarios:

Karstiel dijo...

La verdad es que menuda imagen que dejaron :D

Pues podrías contarme el porqué de las hombreras ochenteras (tema tonto donde lo haya pero... leches, ¡¡quiero saber porqué!! :P )

Drizzt dijo...

¿Y MacGyver qué? ¿no era un guaperas MacGyver?

La 3º foto se parece a Calamaro o Coti... que asquito de pelsonas pol dió... :S

Tiberio dijo...

No voy a opinar sobre los guaperas pero... ¡que grande, grande, grande Top Secret! :D

Tú te acuerdas del guaperas, claro, pero yo me quedo con Café Olé!! "-¿qué bebes? -Gasolina"

Moroboshi dijo...

Esa música de los ochenta. Mira, a mí los guaperas como que me dan igual, no entiendo de eso, y nunca mejor dicho. Pero la música... la estética... a veces me pregunto cómo es posible que yo, que nací en los ochenta pero casi ni me enteré porque acabaron cuando yo tenía 8 años, sienta esa nostalgia por una época que me pilló tan de refilón.

Y hay algo que me gusta aún más que los ochenta: las influencias que dejaron en los primeros años de los 90. Para muestra, la primera temporada de Beverly Hills 90210, de 1990-91, en la que Brandon llevaba el pelo que describes.

Qué grande...

Addictive Epicurean dijo...

Karstiel => Sí, sí, te guste o no dejaron huella y fueron un tipo de personajes que no se volverán a repetir. Juas, juas. Oye, lo de las hombreras yo también me lo pregunto. Se podría hacer un estudio antropológico de ello... Eso y los cardados de pelo. ^O^

Drizzt=> ¡Ahí le has dado! ¡MacGyber! En ése no había caído pero da el perfil. ¿Cómo se me puede haber olvidado después de ver el capítulo ambientado en el País Vasco? XDDD (Somos rusos)

Tibertio => ¿A que sí? ¡Esa película es demasiado grande para ser real! Cuántas de esas frases han pasado a la historia... Mi madre a veces me suelta lo del Perro de San Roque por teléfono en plan clave. Juas, juas. Y un apunte (ey, ey, ey)... Que a mí no me gustan los guaperas. Pero son... graciosos de lo cutres que son. Es como cuando veo a un engominado de gimnasio por la calle... Ay no, ésos me dan grimilla. Con todo el respeto.

Moroboshi => Coñe, a ver si te escribo o algo de una vez. Es que estoy resocializándome por fin, pero lo que me cuesta... Y más ahora que llevo dos semanas encerrada, aunque ya estoy mejor. En las series no coincido porque soy muy mía... pero la nostalgia sí que la entiendo, tío. Los ochenta fueron una época muy inocente en un sentido. Ahora todo el mundo quiere ser guay y yeah. Creo que ésa es la diferencia. Cuando eres guay nunca eres auténtico. Y si no eres auténtico es imposible tener encanto... Hum.

Template by:
Free Blog Templates