jueves, 9 de agosto de 2012

Cosas que hacer con un cadáver

La idea no ha sido mía, por lo que no me atribuiré el mérito. La entrada de hoy surge a raíz de un libro que leí a principios de año: Stiff: The Curious Lives of Human Cadavers (Fiambres: La curiosa vida de los cadáveres humanos), de la periodista y escritora Mary Roach.


El libro es entretenido y ameno de leer. También recuerdo que las explicaciones eran de tono divulgativo, por lo que no te perdías entre tecnicismos y a la vez te llevabas un buen bagaje de conocimiento. Lo único malo es que la autora y yo no compartimos el mismo sentido del humor... Eso sí, es instructivo que no veas. A lo largo de 304 páginas, Mary Roach nos habla de los posibles caminos que puede seguir un cuerpo humano donado a la ciencia (o no), aportando la base científica necesaria para comprender lo que implica.

De aquí a redactar una lista con ciertos añadidos culturales y manifestaciones artísticas había solo un paso, siempre con el mayor respeto por los cadáveres. Esta lista solo pretende ser una recopilación de los usos que hoy en día reciben los cadáveres donados a la ciencia, así como las diversas utilizaciones que han recibido en ámbitos antropológicos o de ficción.
  1. Realizar prácticas médicas: además de las habituales clases de anatomía, los cadáveres también se emplean en seminarios sobre cirugía estética. La complejidad del rostro humano y los diferentes tejidos que lo forman solo pueden estudiarse en vivo y en directo.
  2. Analizar la manera en que nos pudrimos: supongo que esto resultará familiar para los seguidores de CSI. Según el estado de descomposición y las condiciones es posible saber cuánto tiempo lleva muerto un cadáver.
  3. Comprobar los límites de la resistencia del cuerpo: esto es algo que no se puede comprobar con seres vivos. ¿A partir de qué punto un impacto en un coche deja de ser mortífero para una persona? ¿Hasta que punto hay que perfeccionar los vehículos?
  4. Evaluar la capacidad de armas o armaduras: haciendo estallar un pie sobre una mina es posible saber hasta qué punto protege una bota concreta y mejorarla. Lo mismo se puede aplicar al desarrollo de nuevas armas o a la identificación de heridas.
  5. Donar órganos: una típica que siempre tenemos a mano.
  6. Obtener sangre: no lo recuerdo del todo bien, pero juraría que la sangre de un cadáver sigue siendo perfectamente transferible hasta que pasa cierto número de horas después de la muerte (cuando las venas empiezan a verse afectadas).
  7. Resolver misterios de la historia: Las enfermedades que proliferaban en una época, si tal o cual personaje histórico fue asesinado y hasta se puede descubrir una especie anterior al Homo sapiens.
  8. Embalsamarlo: es decir, usar resinas o bálsamos para preservar un cuerpo de la putrefacción. Los casos más conocidos son las momias egipcias e inclas.
  9. Hacer un esqueleto para la clase de anatomía: aunque, en realidad, los huesos suelen pertenecer a más de una persona en lugar de ser la osamente completa de un individuo.
  10. Crear un monstruo de Frankenstein: clásico de la literatura que ha sido versionado, adaptado y revivido mil y una veces. Consiste en tomar un cadáver o trozos de cadáveres y traerlos de vuelta a la vida.
  11. Preparar una invasión zombi: en boga hoy en día. Los zombis de la actualidad son criaturas que mueren a manos de otro zombi y vuelven a la vida carentes de cerebro pero dispuestos a matar.
  12. Alimentar a los dioses o demonios con él: tradicionalmente antropológico y reproducido por doquier en la literatura. Desde la hecatombe griega a los sacrificios en honor de los primigenios (imagino, que no he leído a Lovecraft).
  13. Crear reliquias: pues sí, también es algo que surge de los cadáveres. Concretamente, de cuerpos considerados sacros.
  14. Crear una trama para terroristas metiéndolos en un avión: esto sale en una serie de televisión, sobre la que no diré nada más por peligro a revelar cosas que no debo.
  15. Disecarlo: no con cadáveres humanos, pero ahí está. Se retira la piel del animal de una sola pieza y se trata para conservarla bien. Después vuelve a coserse sobre una escultura que imita al animal vivo.
  16. Hacer regalos macabros u extorsionar: típica de películas y series de misterio.
  17. Sacarle fotos: clásico del siglo XIX, cuando se fotografiaba a los recién fallecidos como si durmieran.
  18. Hacer una máscara de cera: en Egipto y la Antigua Roma estaba de moda realizar máscaras mortuorias de los fallecidos más solemnes. Aunque las aplicaciones han cambiado, es similar al proceso que sigue ahorala policía para reconstruir el rostro de algunas víctimas.
  19. Absorber su poder ingiriendo, por ejemplo, el corazón: otro ejemplo antropológico. Se decía que quien ingiriera el corazón de cierto animal podría adquirir también su fuerza. Si no me equivoco, esto también se aplica al enemigo.
  20. Intentar que su cabeza hable: durante la época de la guillotina se realizaron experimentos para comprobar si la cabeza podía vivir seccionada del cuerpo. Para ello se les intentó administrar un flujo de sangre que llegara al cerebro, pero los resultados no son claros al respecto.
  21. Bañarse en su sangre: Erzsébet Bathory, la condesa sangrienta, era una aristócrata húngara del siglo XVI acusada de matar a jóvenes para bañarse en su sangre.
  22. Crear medicamentos: me parece que son especialmente frecuentes en la medicina tradicional china. Sin embargo, tampoco hay que irse tan lejos, aquí mismo tenemos al sacamantecas: personaje que sacaba el sebo a los niños para hacer ungüentos.
  23. Adelgazar: ya lo dice Loquillo (Linda tiene un secreto para conservar su línea...).
  24. Hacer pasteles de carne: concretamente, en Sweeney Todd. Tim Burton no fue su creador ni tampoco el primero en tratar con el barbero asesino cuyas víctimas se convertían en pasteles de carne. De hecho, su primera aparición se remonta a 1847.
  25. Levantar paredes de huesos, barricadas o usarlo de escudo humano
  26. Hacer jabón: a fin de cuentas, lo que se necesita es grasa.
  27. Hacer compost: aunque no lo parezca y nadie lo diría, es una de las ofertas que tenemos hoy en día para reducir el coste de los ritos funerarios y a su vez proteger el medio ambiente.
  28. Crearle una casa que ya me gustaría tener a mí en vida: me refiero a un mausoleo. Por 25 pesetas: el Taj Mahal. Otro ejemplo es el Mausoleo de Halicarnaso, una de las Siete Maravillas del mundo antiguo.
  29. Plastificarlo y ponerlo en una exposición: esto es lo que hizo precisamente el "artista" y científico alemán Gunther von Hagens, inventor del proceso de plastificación por el que se conservan estos cuerpos.
  30. Hacerte una armadura: ¿alguien ha leído Canción de hielo y fuego? Pues ahí tenemos a Casaca de Matraca demostrando este ejemplo. 
  31. Revivirlo (se aceptan múltiples mecanismos): congelación para posterior descongelación, si los cristales de hielo no desgarran las estructuras y el compuesto tóxico que se le inyecta al cadáver para evitarlo no tiene efectos sobre ellas. Aunque, al estar congelados, lo lógico es que las sustancias no se metabolicen. Siempre nos queda confiar en la ciencia del futuro. (¡Gracias, Drizzt!)
Supongo que le ocurre a todo el mundo, pero cuando analizo un tema en detalle adquiere una nueva dimensión a mis ojos. Cualquier aportación para engrosar esta lista o posteriores siempre es bienvenida.

Hm... Tengo que hablar de cosas un poco más alegres.

2 comentarios:

Drizzt dijo...

14. jis jis, a ver si hay 3º temporada.

20. Yo había oido otra versión, que las cabezas recién guillotinadas aun movían los ojos con pavor mientras se ahogaban. Pocos segundos imagino. Lo que no se es si era acto reflejo (los que seais de pueblo y que hayais visto sacrificar un animal para consumo sabreis lo que digo, el pueblo llano lo llama "las ansias de la muerte"), o algunos personajes mantenian la consciencia durante unos segundos antes de que quedaran inconscientes por asfixia.

26. Tyler Durden FTW

Cosecha propia:

31. Congelarlo, aunque hoy en día no va bien la cosa. Los cristales de hielo (que ocupan mas volumen que el agua) acaban desgarrando cualquier estuctura medianamente compleja, asi que a los candidatos a momias a revivir les inyectan un compuesto que evite la crsitalización. Lo que pasa es que es tóxico... aunque como el finado está bajo cero y no lo esta metabolizando... quien sabe que puede hacer la medicina del mañana mañana.

32. Arthur C. Clarke "3001. Odisea Final", Prólogo: 9º, 10º y 11º párrafo: "And now, out among stars [..]" (hasta aquí puedo leer la tarjetita, que luego acusan al blog de vulnerar derechso de autor y nos quedamos sin tus historias :P)
Ese texto, el prólogo, sale en el resto de la saga, pero me era mas fácil localizarlo aquí que estaba al principio :P

Mu téstrica la entrada de hoy...

Addictive Epicurean dijo...

14. Sí, sí, sí, y no solo eso. Ya han salido algunos de los actores para los "nuevos personajes". Jojen es igualito a como me lo imaginaba O_O. http://www.youtube.com/watch?v=rpSDSgChsaI&feature=player_embedded

20. Por lo que recuerdo, al ver los efectos que mecionas en las cabezas guillotinadas, a alguien le dio por ponerse a investigarlo. Si el problema era la sangre y el flujo de oxígeno al cerebro, podría arreglarse con unos apañitos. Estoy hablando de memoria, que conste, pero por ahí van los tiros.

26. ¡Síiii! ¡Exactamente! Pensaba que el hombre del saco y el sacamantecas también lo hacían, pero al final resultó que solo usaban la grasa para ungüentos.

Ahora añado las dos nuevas, ¡gracias! En cuanto vuelva a Barcelona, preparo otra entrada de este tipo. Pero "cosas que hacer con palabras". :)

¡Gracias por estar siempre por ahí!

Template by:
Free Blog Templates