domingo, 2 de septiembre de 2012

James Gurney


James Gurney es uno de los pocos artistas contemporáneos en cuyas obras aún se perciben las reminiscencias de las viejas glorias y que suscita con su trabajo unas sensaciones estéticas muy similares a las del arte del siglo XIX. Este caballero estadounidense nacido en 1958 reviste con su técnica escenas y universos que nunca fueron, aplicando en ellos todos los mecanismo pictóricos que a menudo parecen estar reservados para plasmar la realidad.

EL PINTOR DE LAS COSAS QUE NO FUERON
Licenciado en arqueología y pintor principalmente autodidacta, James Gurney comenzó su carrera como ilustrador de portadas para libros de fantasía y ciencia ficción. Más tarde llegó la revista National Geographic, con varias reconstrucciones de civilizaciones antiguas y los míticos viajes de Jasón y Ulises.

A estas primeras recreaciones de lo no existente, le seguiría el grueso de su obra (de carácter mucho más imaginario). Aunque también ha trabajado con retratos a lapiz, acuarelas, paisajes, retratos y numerosas reproducciones al aire libre, estos trabajos parecen adoptar el cariz de estudios o ejercicios que más tarde incorporar a sus cuadros.

Entre los temás recurrentes de sus ilustraciones se encuentra la generación de escenarios, civilizaciones y criaturas inexistentes. Gran parte de su obra está condensada en la colección de libros ilustrados Dinotopia, compuesta actualmente por cuatro volúmenes. A lo largo de sus páginas Gurney relata las aventuras de Arthur y Will Denison tras sufrir un náufragio y llegar hasta las costas de la isla de Dinotopia: un lugar en el que la historia ha seguido un rumbo diferente y el ser humano convive con los dinosaurios.

Chandara
Twilight in Bonabba
Palace in the Clouds
Dinosaur Boulevard
Turnip Cart
Extraído de http://gurneyjourney.blogspot.com.es/
Steep Street

Desert Crossing

VIEJOS CLÁSICOS
Hasta aquí el artículo podría hacer referencia a cualquier ilustrador de fantasía/ciencia ficción de calidad. Sin embargo, James Gurney muestra también unas claras influencias de autores clásicos del siglo XIX en materia de técnica y estilo. Las similitudes no se encuentran solo en el neoclasicismo idealizado de algunas escenas y su composición, sino también en el tratamiento de la luz y el color en varios de sus cuadros (generalmente, los que más se alejan de la estética del cuento ilustrado). Nada más verlos, me recordaron de inmediato a las obras de Alma Tadema y Godward: esa iluminosidad es inconfundible, aunque tal vez en el caso de Gurney los colores sean algo más intensos.

Birthday Pageant
Sauropolis' Gate

Song in the Garden
Garden of Hope

Small Wonder (no consigo recordar a quién me recuerda este cuadro)
Dinosaur Parade
No andaba yo muy desencaminada en materia de luz y de color, ya que este caballero ha publicado un libro titulado Color and Light (Color y luz) en el que trata en profundidad estos aspectos. Sin embargo, no son los únicos mecanismos que emplea para dotar a sus creaciones de la ilusión de la realidad. Además de profundizar en ámbitos como la arquitectura, la arqueología, la anatomía, la botánica y la ingeniería, Gurney también emplea para sus creaciones antiguos recursos como maquetas, dioramas o modelos caracterizados. Supongo que cuando trabajas con cosas que no existen, tienes que extraer  los recursos de la realidad más física para que tus creaciones también parezcan sacadas de ella.

Extraído de http://gurneyjourney.blogspot.com.es/

Extraído de http://gurneyjourney.blogspot.com.es/

Extraído de http://gurneyjourney.blogspot.com.es/

Como puede verse en su blog, el trabajo de Gurney se apoya en un estudio constante de las diversas maneras de captar la realidad para luego aprovecharlas con aquello que "nunca fue" y hacerlo igualmente creíble. A esta corriente se le ha dado el nombre de Imaginative Realism (realismo imaginativo), que coincide con el título de otro libro escrito por este autor en el que se exponen las técnicas y recursos que ha descubierto a lo largo de los años.

Para concluir, solo decir que no es algo tan descabellado ni innovador como puede parecer. Cuando los artistas del siglo XIX recuperaban las leyendas artúricas, las obras teatrales de Shakespeare o reconstruían la antigüedad clásica, su labor no quedaba muy lejos de esto. Sin dinosaurios, eso sí. Dejo para el final un par de ilustraciones que no podían quedarse en el tintero, pero que tampoco sabía dónde meter. :S

No podía faltar Escher.

Steampunk, cada vez más presente en presentes alternativos.

P.D. Todas las imágenes han sido extraídas de la página web oficial de James Gurney (http://jamesgurney.com/site/) o de su blog (http://gurneyjourney.blogspot.com.es/).


2 comentarios:

Drizzt dijo...

"Garden of Hope" la había visto ... ¡y ahora ya se de quién es!

Lo de los dinos lo mismo es porque hubo una época que estuvieron muy de moda (¿sobre todo en Japón?)

La ciudad esa de Chandara mola *______*. Haces que suene de fondo algun tema de Gayane y es mas real incluso. Orientalismo rusaco FTW *_*

Addictive Epicurean dijo...

Sí, sí, Garden of Hope también fue la primera que conocí yo. Y dije "huy, este clasicismo me suena". Al cabo de un tiempo vi Song in the Garden y pensé: oye, tiene que ser el mismo. Y hasta aquí hemos llegado, oye.

De vez en cuanto se siguen encontrando cosas chulas por ahí.

¿Los dinosaurios han estado de moda? Madre mía, ¿en qué mundo he estado viviendo? ¡Me asustas!

Template by:
Free Blog Templates