jueves, 14 de enero de 2010

Sir Lawrence Alma-Tadema

Este señor de aquí es uno de mis pintores favoritos, junto con Waterhouse. No entiendo mucho de arte, excepto que reconozco lo que me gusta ver. Tampoco sé de crítica artística, pero sí que he oído bastantes comentarios negativos sobre ambos caballeros. De Alma-Tadema se decía que los personajes que retrataba eran fríos, que no transmitían nada. Y, si no recuerdo mal, de los cuadros de Waterhouse se mencionaba algo parecido.

A mí me da igual. Creo que el arte es algo personal y que cada uno debe hacer su propia valoración sin depender de lo que otros digan. Para gustos los colores, y por eso quiero aprovechar para comentar lo que yo veo en las pinturas de este señor victoriano. A veces sólo hace falta que alguien te muestre lo que ve un objeto, para que tú también puedas encontrar dónde tenía escondido el encanto. Aunque no termines de comprenderlo. ¿No? Es como ver el fútbol con un forofo aunque a ti no te guste.

Sir Lawrence Alma-Tadema es un pintor victoriano que gozó de gran prestigio en su época. A diferencia de lo que suele pasar con los artistas, él disfrutó de todo tipo de honores y fue socialmente reconocido. A la gente le gustaban sus cuadros, lo que significa que debía de estar conectado con el espíritu de su época. No fue hasta principios del s.XX que su fama empezó a declinar, ya que su trabajo no se ajustaba a los nuevos intereses. Como nota anecdótica se puede mencionar que dio bastante de que hablar por un par de desnudos en sus cuadros, algo que no terminaba de cuajar con la estricta moral victoriana... (aunque no empezaré a hablar del doble rasero a este respecto).

Era un pintor histórico y bastante monotemático, también sea dicho. Retrataba imágenes cotidianas o festividades de la antigüedad clásica: Grecia, Roma, Egipto. Y lo hacía con un encanto y un color tales, que yo dudo mucho que en realidad hubieran existido escenas como ésas. Lo que primero me fascinó de este hombre fue el uso de la luz (¿de verdad se ven así las cosas en Grecia e Italia) y el trabajo que hacía cuando pintaba mármoles.

Todo apunta a que en efecto se trataba de un pasado idílico, pero nadie puede negar que son hermosos retratos de ese sueño. Y tal vez por eso tenga incluso más valor. Puesto que de la historia quedan recuerdos, pero de la imaginación de un hombre sólo él mismo puede dar cuenta.



Si no me equivoco, ésta fue la primera obra suya que fui. La suavidad, el colorido, el ambiente de ensueño idílico y la sensación de "belleza por la belleza" ya me hicieron caer. No sé, yo las catalogo como imágenes inofensivas o mariposas que revolotean. Su única aspiración es ser hermosas y ahí está su encanto. Pero cada una cuanta a su vez su pequeño cuento.



Silver Favorites y Expectations. Creo que aquí se puede apreciar bien los efectos del mármol y de la luz. Durante mucho tiempo, mi sueño fue encontrar un sitio en la costa del Mediterráneo como el banco donde está sentada la chica de abajo. Para sentirme como en el cuadro. Je, je... Aunque dudo mucho que aun encontrándolo pudiera sentirme de una manera equivalente a lo que me transmite el cuadro. Hmpf.



Las rosas de Heliogábalo. Interesante lo de este emperador romano que hizo caer pétalos de rosas sobre sus invitados y casi los ahoga. Me parece. Es tarde y no me apetece buscarlo... Supongo que a ellos no les haría mucha gracia, pero ha quedado un cuadro muy bonito del asfixiante momento.


Este cuadro me gusta por los extraños patrones de las caras. Hoy en día esto ya no lo identificamos con el estándar de belleza, pero a mí me gusta recordarlo. La belleza pasada tiene algo de atemporal y también de irreal.


Vamos a ver, señoras y señores, ¡los colores de este cuadro no son naturales! Ese rosa es demasiado rosa, el mármol es demasiado perfecto, el color vino del vestido ya lo querría yo para mi armario. Y esa arquitectura colosal... Hoy en día habrá pintores super-fashion de la muerte, pero que alguien me cree un espacio así y hablamos. ¿Es que nos hemos olvidado de la belleza en su vertiente más inocente? Vale, ya sé que sí. Hoy en día todo tiene que tener un mensaje profundo, ser cínico o irreverente. O si no, no molas. El deleite de los sentidos al traste. Grrrr.




Y finalmente, mis favoritos: A dedication to Bacchus y The women of Amphissa. ¡Los de bacantes! De verdad, empiezo a pensar que es mi vocación frustrada o algo. Hum... Especialmente el último me encanta. Amphissa era una ciudad donde anualmente se celebraba una festividad muy importante en honor a Baco. Por aquel entonces había un ejército de la Fócida rondando por la región y como temían que asaltaran a las bacantes mientras dormían, las mujeres de Amphissa velaron por ellas. ¿He dicho ya que me encanta el pelo de la mujer de espaldas? ¿Lo he dicho? ¿Lo he dicho? Me dejaré crecer el mío un poco más... Y a este paso me acabaré cosiendo una túnica de ésas.

¡Sí! ¡Me gustan las cosas bonitas aunque sin mayor trascendencia! Placer por placer, deleite por deleite, y belleza por belleza. El arte por el arte (pero eso está más usado). No lo sé, creo que en mi cabeza se almacenan muy cerca de los cuentos de hadas. Que también me encantan, claro.

Hum... Pues ya está. Me duele el hombro T_T.

5 comentarios:

Drizzt dijo...

Sólo me sonaban de este señor Expectations, la de "la luz rosa antinatural" y las Mujeres de Amphisia, aparte de otra que no sale aquí de una señora recostada junto a una ventana (la luz era del atardecer por la derecha y las cortinas rojas, creo).

El 2º cuadro de los que pusiste es el que mas me gusta de este pintor, aunque en general este señor me cansa mucho, mas que pasado clásico idílico yo veo decadencia... hasta parasitismo si se me permite la expersión.

Circe, Psique en el jardín de Cupido y tantas y tantas obras del amigo Waterhouse también tratan temas clásicos, pero evocan leyendas, no vaguería y decadencia. Waterhouse is different XD

Karstiel dijo...

Pues muchas gracias por presentarme a este señor, porque realmente confieso que soy un incúltero que conoce a Waterhouse y poco más... :S

Me voy a echarme por la ventana en búsqueda de conocimientos artísticos

Addictive Epicurean dijo...

1.- Es exacta exactísimamente lo mismo que comentamos con el Marrakesh Night Market de Loreena, ¿no te parece? O_O. La decadencia la veo, no te lo niego. Pero también reconozco la paz. El aire calmo. Supongo que todos buscamos aquello que nos falta. Hum... Supongo que por eso me gusta tanto este señor, porque tal vez no haya visto a ningún otro pintor que haya logrado ilustrarla así. Un mundo en el pause. Un ratito. Sin alteraciones. Perfecto. Sólo eso, una burbujita.

2.- Él también dice que está encantado de conocerte. Son pequeñas cosas que se cuelan en los bolsillos después de años. Y no sabes qué parte de ti esconden hasta que te paras a pensarlo... Yo aún le sigo dando vueltas. Más que echarte por la ventana, asómate a ella; que se ven más cosas. XD

Ioricl dijo...

He de decirte algo... Yo también he pensado que ser ménade es mi sueño frustrado!!
"solo las mujeres pueden entender a Dyonisos"
Muy bueno tu blog señorita!! Lo seguiré a partir de ahora con ánimo expectante!!

Addictive Epicurean dijo...

¡Hola!

Antes de nada, muchas gracias por comentar. Aysh, el gusto que da conocer alguien más a quien le guste Alma Tadema. Generalmente parece que este tipo de artistas pasen desapercibidos... Y yo me empeño en creer que es porque la gente no sabe dónde tiene que mirar para apreciar su belleza. Como ocurre con todo, vamos. Desde el skate hasta las novelas románticas. Cuando alguien a quien verdaderamente le gustan te tiende la mano, aprendes a apreciar su atractivo... Aunque a ti personalmente no te guste.

¡Será un placer tenerte por aquí! Como verás hablamos de las cosas más variadas y diversas. Desde lo más ridículo a lo menos, pero es bonito tener oportunidad de comentarlo con tanta gente diferente ¡y que encima comenta!

Así que vuelve cuando quieras, por favor. ^_^

Template by:
Free Blog Templates