domingo, 17 de junio de 2007

El conde de Montecristo

El conde de Montecristo tal vez sea la mejor obra de Alejandro Dumás. Escrita alrededor de 1840 (si no me falla la memoria) y de amplia extensión, fue originalmente publicada en diecioco partes.

La historia gira en torno a la vida de Edmond Dantés o "El conde de Montecristo". Para todos aquellos que hayan visto la versión cinematográfica... Esto... Errr... El protagonista no se parece a Gerard de Pardieu. De hecho, es moreno y bastante guapo según lo describen. Ju, ju, ju. Aunque tengo que reconocer que a mí me encantó esa película *_*

En fin, al grano. ¿Qué es lo que tiene esta novela para haber podido sobrevivir al paso del tiempo?

Pues no lo sé. Yo sólo entiendo por qué me gusta a mí XD

Es una perfecta historia de venganza. De la más sútil, refinada, elegante y con un maravilloso toque de inspiración divina, je, je, je. Todo empieza cuando un buen día el mundo se le cae encima al joven Edmond Dantés porque sus queridos amigos le tienden una trampa, razón por la cual es enviado a la cárcel.

Huelga decir que es el típico personaje que lo tiene todo... O mejor aún: Lo va a tener. Y de repente "mi gozo en un pozo" y toda esa maravillosa vida tirada por la borda.

Encerrado en una cárcel construida en una isla en medio del mar, está a punto de perder el juicio, pero sin embargo conoce a un compañero de prisión que no sólo le enseña el más variado conocimiento, sino que también le lega un grandioso tesoro, con el que pasará convertirse en El conde Montecristo.

A partir de entonces vuelve en busca de aquellos queridos "amigos" que tanto bien le desearon y tan escrito dejaron su destino. Y comienza la venganza. No hay espada en mano ni cabezas rodando. Ni duelos de honor por lo que me hiciste o me dejaste de hacer. Sólo está el peso de las consecuencias. ¿La manipulación de ciertos hilos para que salgan a relucir los trapos sucios? Tal vez. Pero si el pecado estaba ahí... No haberlo hecho.

Más o menos éste es el argumento a grandes trazos. Sin embargo, las historias entretejidas de los diversos personajes ya merecen la pena por sí solas. Pero por supuesto... Y como en toda buena obra, la trama no es suficiente... Sino que hay otros elementos que le dan un gran encanto:

a) La sensación de cómo las cosas caen por su propio peso. A pesar de que "el conde" lo está controlando todo en cierto modo, la sensación de ominosidad es asombrosa. Tal vez todo esté dictado por el deseo de un humano clamando venganza, pero sin embargo es imposible deshacerse de la sensación del "destino cerniéndose sobre los malvados" (pero sin tanta ética como suena la frase >_<) que inunda todo el libro.

b) Las descripciones de los Carnavales, las fiestas, los entretenimientos, las alcobas, oriente, los sirvientes, las excentricidades del conde, las casas, las fiestas, los vestidos, etc... Son asombrosas. No son ese tipo de descripciones vacías que hace pasar páginas, sino que recrean el ambiente con una viveza impresionante. El exotismo, incluso la luz queda reflejada.

c) La galería de personajes. Muchos arquetipos de la vida cotidiana quedan recogidos en sus páginas. Entre ellos, como es obvio, cabe resaltar al cande, cuya personalidad también queda un poco transformada por aquella famosa versión de no sé cuántas partes para la televisión. Aquí se ven muchas más ambigüedades, mucha más falta de ética, y mucho más afán de jugar a ser Dios. Y sin embargo, es como si éste le hubiera dado el visto bueno al Señor Conde. Creo que su oscuridad se vuelve más patente en la novela y la manera en que se mueve por la sociedad y urde las trampas, más gatuna.

Sin más... Que se lo recomiendo mucho a quien quiera leer algo bastante extenso. Es ligera, amena, sin florituras que matan el texto en lugar de enriquecerlo, una trama que engancha, personajes interesantes y un enfoque sobre la venganza muy poco explotado. Da la sensación de ser una obra sincera... Y paradójicamente por ello, parece tan alejada de los tópicos. Que nadie pregunte, es sólo impresión mía...

2 comentarios:

Black Hole dijo...

Y yo que nunca lo he leído.... :(

Drizzt dijo...

Yo tampoco v_v. Eso sí, recuerdo que se lo regalé por su cumple a un amigo de la infacia. Estoy seguro de que el no lo leyó tampoco ^^UUUU... elegí mal regalo para un no lector...

Y sobre la version para TV con Gerard de Pardieu (simpre pensé que se escribía Depardieu o_o) a mi no me gustó. Me pareció muy lenta y muy pesada... muy espesos los diálogos. Me gustó mucho mas otra version en peli para TV (creo que la emitieron por A3TV)de unas 2h30m o 3hm, americana creo. Una en la que el Conde de Montecristo se presenta en sociedad bajando de un globo aereostático. Me pareció mas entretenida. Eso si, se nota mucho menos la oscuridad del personaje en esta última versión. Parece casi como si Dantes lo hiciera por amor a la justicia y tal, más que por fría venganza que es lo que uno espera mas o menos de la historia. No leí el libro aún y no se si esa es la idea que trasmite...

Template by:
Free Blog Templates