jueves, 12 de abril de 2007

Orlando (y no, no el Legolas)

Hoy quiero hablar de Orlando, la novela de Virginia Woolf. Fue escrita hace un par de siglos, diría yo... Y la verdad es que sigue teniendo unas características que nadie ha sido capaz de imitar. Así que lo cuento... Principalmente porque hace nanda vi la versión cinematográfica, jis jis.

Estilo
Sí, empiezo a comentar por el estilo. Porque soy así de maja :P

La característica principal de la narración es que... Casi no es narración. Es muy denso, no avanza hacia delante como en las novelas lineales si no que parece que está compuesto de remolinos desordenados e impulsivos que sólo te dan la imagen general de la situación pero no ves nada con claridad. Lo bueno es que así se logra un efecto más emotivo con impresiones más claras en algunos elementos concreto.

Sin duda se trata de una manera complicada y agotadora de leer. Sin embargo, yo creo que es necesario para la novela ya que sigue lo que pasa dentro de Orlando, no lo que sucede fuera. Es horrible la sensación de ir avanzando palabras pero no obtener información clara.

Trama
Si no recuerdo mal, Orlando fue un joven hermoso, inteligente y sensible que nació en Inglaterra en el siglo XV. Vamos, que al chico le toco el premio gordo. Qué asco que dan algunos ¬_¬ Y... ahora mucha atención: ¡TENÍA LOS OJOS VIOLETA! (juas juas juas, mi teoría sobre los colores se reafirma BWA JA JA JA JA).

Era de esos que caía bien a la gente, que era bueno en esgrima, que encima escribía y un eterno sin fin de cosas. Bueno, que de lo guapo que era la Reina se enamoró de él. Una vieja desgastada, arrugada y seca. Y dijo "Orlando, ojalá no envejecieras nunca" y voilà. Como Dorian Grey, a ver pasar el tiempo, los años y los siglos sin envejecer.

Sin embargo, Orlando muestra unos rasgos interesantes. A lo largo de los siglos y los siglos intenta llenar un vacío dentro de él. Intenta resguardarse en el arte, la belleza, la literatura, la sociedad, el amor, el placer, el trabajo... Pero se da cuenta de que no hay nada que lo llene. Vuelve a quedarse vacío e intentando buscaro algo que sea "Real" en un último intento. Siempre un último intento.

Otro de los aspectos que siguen sorprendiendome de la historia es que a mitad de la historia se despierta un buen día: Y es mujer. Así que dice "Vaya por Dios, ¿soy mujer? Pues nada, a intentar ser la mejor mujer posible".

Conclusión
¿Una paranoia mental? Evidentemente. Pero te hace pensar en un par de puntos:

a)Ves cómo efectivamente Dios ha muerto. Ni el amor, ni el dinero, ni la fama te salvará de ti mismo. Ninguna fuerza mayor descenderá y llenará ese "vacío" que mencionan.

b)Lo quieras o no, siempre vas a tener que vivir contigo mismo. Así que, mejor intentar llevarse bien. Igual así llegas a algún sitio.

Yo y mis parrafadas *sigh*

4 comentarios:

Drizzt dijo...

Ojos violeta? ni en eso fue original mi querido R.A. Salvatore T_T...

o_OUUU, los hados conviertirán a Drizzt en mujer ???... o acabará como una drag-fetish??? XDDDDD...

Addictive Epicurean dijo...

Es que tengo una cierta y peligrosa fijación con los ojos violeta. Bueno... hasta el punto de que ya me he comprado lentillas de ese color ^_^Y

Oish, ambas opciones me impulsarían a caer de cabeza sobre toda la saga del Elfo Oscuro ju ju ju. Oish, oish... el drag-fetish triunfaría ju ju ju.

Black Hole dijo...

Jopelines... de repente me acabo de acordar de un mal libro llamado El Ladrón de Cuerpos (sí... de cierta colección vampírica)

Jo, pues sí que sería extraño levantarse un buen día y decir, pardiez, este no es mi cuerpo peeeero que se le va a hacer o.O??

Addictive Epicurean dijo...

Uish, que miedito me dan estas cosas... Es que mire usted por dónde hoy he soñado con Lestat. O_O

Es que llevo días queriendo ver Entrevista con el Vampiro... ñam ñam.

Pero sí... tiene que ser cuanto menos "O_o?" levantarte un día y ver que tu cuerpo ya no está ahí... que el de otra persona. O peor aún que es otro cuerpo pero que no es de otra persona. O_O

Template by:
Free Blog Templates