sábado, 3 de octubre de 2009

La reactualización del tiempo

Últimamente he estado leyendo bastante sobre este asunto y la verdad es que, pensándolo, me da lástima no haber podido experimentar nunca ese sentimiento.

En las culturas antiguas, muy antiguas, cada cierto tiempo el mundo y el tiempo se destruían. Desaparecían en el caos primigenio y con el comienzo del año volvían a surgir como entes nuevos y frescos. Sin pecados, sin taras, sin consecuencias con las que cargar. Era algo así como el perdón de todos tus fallos y meteduras de pata, y la gente se sentía en cierto modo "renacida" y "pura" tras ese proceso. A veces era cuestión de rituales, otras veces de festividades, y la mayoría de las veces: ambas cosas juntas.

Hoy en día ese eterno retorno se ha ido por el desagüe del Sr. Roca, algo que yo en cierto modo lamento. Por mucho que gente como yo vaya a misa y se confiese, la falta de fe impide que te sientas expiado de tus pecados porque no hay un Dios superior que te los pueda perdonar. Es un sentimiento, y como sentimiento no participa de la lógica sino de la simple emoción.

No sé, a veces me gustaría sentir algo semejante a esa sensación. Pensar de verdad que no cargo con las consecuencias de todas las veces que me he equivocado, sino que hay algún método (por fuego o agua) por el que poder limpiarlas. Volver a nacer sin manchas tras haber aprendido de los errores para empezar una vez más con mejor pie.

Pero a nosotros nos toca seguir sucios y con heridas a las que les cuesta demasiado cerrarse. Pensamos que los antiguos eran tontos e ingenuos. Pero gracias a estos mecanismos su señora conciencia estaba más sana... Era, lo que se dice, una buena ventaja psicológica. Puf... Apago mi cabeza por ahora, que es viernes.

6 comentarios:

Drizzt dijo...

Pues opino justo lo contrario, viva el no 'retonno', "lo que no nos mata nos hace mas fuertes" que decía aquel hombrecillo teutón. Y cuando todo se desmorona, no mires atrás y corre.

Y sí, quizas eran tontos e ingenuos, puesto que de eso no tenían la mímima evidencia experimental o indicios que apuntaran en ese camino. Es mas, mas que ingenuos sufrían de un etnocentrismo sin medida, ya que ... ¿hay mejor escusa para considerarse ellos en su tiempo "mitad de ciclo" el remanente de la supercivilización anterior?

Y me voy a la cama, que le acabo de hacer los deberes al Sr. BH (¿me oye Vd. por aqui? 'Alma' le espera... XD)

Black Hole dijo...

Recórcholis, no puedo opinar lo mismo... Soy de los que piensa que cada decisión, cada error, cada cosa forma parte de ti... Si quieres quitar cosas que no te gustan, entonces estás quitando cosas que te han definido, te estás quitando apellidos de tu nombre y, simplemente, pones un nombre que te gusta más y te mimetizas con él, no al revés...

Pd. Lo he leído, sí :P

Addictive Epicurean dijo...

Y yo no puedo estar de acuerdo con vosotros, pareja de dos que anda que no se nota que sois de ciencias XD.

No me refiero a suprimir errores y olvidar lo que he aprendido de ellos. Cada uno de nuestros actos tendrá repercusión en nuestra vida y nuestra mente, por mucho que haya un ritual de reacutalización de por medio. No nos borran la memoria ni hacen que se eliminen las consecuencias en Año Nuevo, eso sería imposible partiendo de la propia naturaleza del ser humano.

Que esto perdure de manera líneal, no entra en conflico con una redención de los pecados, las faltas, los errores y los fracasos. ¿Cómo decirlo? No es el maltratador el que queda exculpado de sus pecado el 1 de Enero, sino la víctima la que vuelve a estar limpia porque "no tiene culpa", "no tiene error" y como "no es un monstruo" no merece semejante trato. Es una manera de decir que las patadas de la vida no te ensucian, puedes volver a lo que era en un principio. Pero eso son emociones, no entra en conflicto con el proceso psicológico de aprender de lo que has vivido. Eso no se borra. La mente humana no lo olvida, porque hace miles de años los humanos eran como somos nosotros y nosotros no olvidamos.

Es como un "tú no tienes la culpa" viniendo de alguien que es omnisciente. Una exculpación mayor que te hace libre de muchas cosas que suponían extrañas taras. De las que probablemente no tenías la culpa pero que te salpicaban como barro: muerte de seres queridos, consecuencias nefastas por pura casualidad de actos inocuos, culpabilidad por el mal ajeno cuandono tienes culpa. Vamos, algo puramente emocional que otorga el perdón.

Yo al menos es la aplicación más humana que le veo (al margen de volver a construir el mundo porque se desgasta de la suciedad que hay en él).

hypericon dijo...

Yo es para la próxima quiero renacer en una sociedad de discurso mítico, de verdad de la buena. Peor que ésta no puede ser.

Drizzt dijo...

Podría ser peor... un régimen teocrático con una sociedad aún más dividida en castas que la actual... donde la necesidad de procurarse sustento quitara de la cabeza a la gente muchas ensoñaciones literaias (y científicas también)

Me las puedo imaginar mucho peores... y en algunas hasta yo sería el li-li-li-lídeeeeeeer XDDD (esto último es broma :P)

Addictive Epicurean dijo...

Pues yo en mi próxima encarnación volveré a conquistar el mundo un par de veces. Ahí tenéis eso.

Template by:
Free Blog Templates