miércoles, 7 de octubre de 2009

Unas frases

LA CASA DE LOS PLACERES
EL GABINETE DE LAS SERPIENTES
LOS CUENTOS DE LA HIJA DE SATURNO
EL MAR DE ORO
EL MISTERIO DE LA VILLA DE TONER
LA GRAMOLA
EL NIÑO LÁMPARA Y LA MUJER DE LAS PIERNAS ESTILETE
CUENTOS DE HADAS PARA PRINCESAS NOCTÁMBULAS
EL SUEÑO DE LOS AUTÓMATAS

Ellos siguen creciendo y yo no tengo apenas tiempo que dedicarles. Hace unos días me di cuenta de que si había algo que quería hacer en mi vida es escribir. Tengo miedo a que un autobús de dos pisos se me lleve por delante y todo esto desaparezca. Pero no, eso no sería justo. Ahora que han alcanzado cierto nivel de existencia no pueden marcharse sin más.

Hace ya tiempo que digo que lo mejor que puede ofrecer una persona es lo que guarda en su mente. Aquellas cosas que sólo él o ella pueda ver... Porque de otro modo jamás serías capaz de verlas. Y en ese sentido te está regalando un pedacito de irrealidad que tan solo habita en su mente. Con el tiempo me he convertido en una experta en retorcer y huir de la realidad. Me gustan mis trucos.

10 comentarios:

Black Hole dijo...

Las cosas que pasan por dentro de la cabeza de cada uno son el legado que dejaremos al mundo...Así que sí, trátalas bien y documéntalas con cuidado ;)

Drizzt dijo...

Tú tienes historias que contar y nosotros estamos ávidos por leerlas

Tiberio dijo...

Voy a quedar muy mal porque voy a citar un escritor de ciencia-ficción de cuyo nombre no me acuerdo. Tengo una maldición con él, he leído una novela suya que me ha encantado, pero jamás recuerdo su nombre (ni el de la novela) :)

El caso es que este buen hombre que sufre la maldición del olvido (en mi cabeza) dio en una entrevista una respuesta genial. Le preguntaron cual era su mejor novela, y él dijo que no la había escrito, pero luego continuó.

Dijo que las novelas le parecían geniales en su cabeza, buenas cuando las escribía, aceptables cuando las releía meses después y una basura cuando se habían publicado. Creo que a todos los que nos dedicamos a juntar letras nos ha pasado esto alguna vez, tenemos una idea genial que luego no podemos llevar a cabo sin decepcionarnos. El día que leí a Gabriel García Márquez diciendo que odiaba leer sus novelas porque siempre le parecían muy malas, comprendí que tiene que ser un proceso universal. ¡Si el maestro se siente decepcionado con lo que escribe, ¿cómo no los tristes mortales?!

Un buen amigo mío me dijo una vez que el acto de escribir siempre se ha entendido como un acto creativo, pero pocas veces se ha analizado como un acto destructivo. Como si fuera un gato cuántico, el acto de escribir destruye todo aquello que aquello podría haber sido y nunca será.

¿Y qué debemos hacer ante esto? Destruir sin miedo alguno. Porque hay cosas que merecen ser compartidas, aunque en papel no sean ni la sombra de lo que fueron en la cabeza de su creador.

Addictive Epicurean dijo...

a) Tengo que hacerlo, pero muchas veces no sé ni cómo cogerlo. Pero me daría demasiada pena que desaparecieran conmigo. Esto sí que es tener el instinto maternal torcido. XD

b) Y lo que me gustaría a mí que lo leyerais... *snif*

c) Me has matado y creo que has dado de lleno en el quid de la cuestión. "El acto de escribir destruye todo aquello que podría haber sido y nunca será". Por eso tengo seis y siete versión diferentes para las mismas escenas. Empiezo una y otra vez con lo mismo, siempre porque las posibilidades de lo no-sido me atraen tanto o más que la opción escogida. Siempre me ha dado por pensar que también merecen su pizca de existencia, pero a la que traigo a una al otro lado del espejo otra surge en su lugar. Y de repente (por la primera parte del comentario) me he dado cuenta de que sólo una deberá encabezar el acto de desetrucción. Todas las demas se quedarán en su nido de lo no-sido, donde seguirán siendo mil veces más queridas para mí. ¡Tal vez hayas solucionado el lío que tenía en la cabeza! Así no tendré que temer que el mundo lo vea todo, porque miles de posibilidades que no fueron se quedarán en mi cabecita.
¿Por qué me estoy acordando del No-mundo de Cirlot? @_@

Moroboshi dijo...

A mí también me gustaría escribir. Tengo ideas, pero la pereza me supera.

Eso sí, no te preocupes que lo del autobús no te va a pasar. Demasiadas plantas tiene ese bus para ser de tu ciudad.

Addictive Epicurean dijo...

¡La pereza no tiene excusa! ¡Un, dos, un, dos! Y, no es por nada... Pero los autobuses del bus turístic tienen dos plantas. :P

Tiberio dijo...

La verdad es que mi comentario anterior me quedó bastante negativo, no era mi intención, jo :D.

De hecho, lo que pretendía era justo lo contrario. A mí, en su momento, me resultó gratificante descubrir que al gran García Márquez le pasaba lo mismo que a mí :D. Yo tengo el defecto de que nunca estoy contento con lo que escribo, sobretodo porque lo comparo con la literatura grande y, claro, no estoy a la altura. Leyendo la Catedral del Mar (novela que me gustó)me descubrí encontrando que el autor se permitía lujos que yo jamás me permitiría... y tuve que reconocer ¡olé sus huevos! a lo mejor el problema está en querer hacer algo demasiado bueno cuando, en realidad, con hacer algo aceptable ya está bien. Sobretodo porque nadie es un genio cuando empieza... Y sospecho, en la literatura nadie considera bueno lo escrito por uno mismo. Fíjate en García Márquez :D

Addictive Epicurean dijo...

Estoy empezando a pensar que se me va demasiado la pinza. Quiero decir... he entendido tu comentario y he extraído la misma conclusión. Si a los grandes les pasa, significa que es normal... ¡Y bueno! Que quien está ahí arriba por algo será y su opinión tras la larga experiencia tiene más valor que la de ninguno. Porque más sabe el diablo por viejo que por diablo (mi dicho favorito). Y por cierto... ¡quiero leer algo tuyo! ¿Escribes cuentos?

Lo que me parece raro es que le haya dado la vuelta a todo, lo haya retorcido, vuelto a retorcer y al final haya extraído de ahí la solución a todos mis problemas. Va a ser que si que capto de manera un poco torcida la realidad. Sorry v_v

Perdona, que llevo un acelerón estos días que no soy persona. ¿Nos vemos en la cena del sábado? Así te cuento porque puf... Así te cuento. Yo voy con mis problemas a todo el mundo, qué maja. Mi compañero de trabajo algún día me apalea ya XD

Tiberio dijo...

Alguna cosilla he escrito, aunque no creo que vaya a gustarte, escribo en plan bastante clásico (aunque me gusta leer la literatura experimental)


Sí, pensaba ir este sábado a la cena :). ¿te llevo el movil?

Addictive Epicurean dijo...

¿Cómo que no iba a gustarme? Oye, majete, que a mí se me vaya la pinza para todas partes a la vez no quiere decir nada ¬_¬. De hecho, soy bastante clásica en mis lecturas. Y admiro a la gente que tiene un tono más clásico, menos histérico y agudo como las bisagras chirriantes. Yo siempre me veo así, demasiado exagerada para todas partes. Como si en lugar de hablara, gritara. Y si no lo hago así, nada de lo que escribo tiene fuerza. Se convierte en masa de pan...

Por fi, móvil sí, móvil sí, porque últimamente tengo que hacer que la gente grite para que le oiga cuando me llama T_T

Template by:
Free Blog Templates